El Carnaval Colombino arranca con la coronación de las choqueras

0

(Firma: Blas Miguel Hernández)  El Carnaval mostró su cara más emocionada en la noche del viernes con el acto de elección y “Coronación” de las “Choqueras” Mayor e Infantil del Carnaval Colombino, donde salieron elegidas las señoritas Laura Alvarado Maldonado y María Victoria González Serrano, respectivamente, así como por la nueva imposición de la XXII Insignia de Oro de la Federación, que recayó en Blas Miguel Hernández Finch (un servidor) y, que se colmó con el onubensismo derramado por el pregonero, Diego Rafael  Arenas Pizarro, en un acto que se prolongó hasta bien entrada la madrugada.

Las frías noches pasadas quedaban relegadas a un segundo plano ante el calor humano que se concentraba a las puestas del Palacio de Congresos de la Casa Colón, o al menos esa era sensación que un servidor tenía.  Así, ya pasadas las nueve de la noche arrancaba uno de los acontecimientos más relevantes del Carnaval Colombino, con un Palacio lleno hasta la bandera, ansioso porque se abriesen las cortinas y comenzase lo que las manos laboriosas y detallistas de un ingenioso Manuel Fernández nos tenía preparado y celosamente tapado. Tras ellas, un sombrerero loco encarnado por Vicente Ginés “Tete” y un pintoresco conejo que ocultaba su blancura tras un colorista atuendo, y al que le daba vida en clave de humor Francisco González “Paquito”, aparecieron como por arte de magia en un mundo donde plantas e insectos superaban el tamaño de los dos mantenedores del acto.

La primera de las intervenciones vino de la mano de la Choquera Infantil de 2016, Rocío Torres Huertas, quién sorprendió a los presentes cantando un tema onubense acompañada de su madre y su tía, que con su gracejo conmovió al público de la sala. Tras ellas los bailes preparados bajo la coreografía de Gema Barrera de las candidatas Infantiles, disfrazadas de  diversos animales, y Mayores, con un corte callejero, despertaron los vítores de los amigos, familiares y seguidores de estas. La buena armonía y sincronización de estos bailes específicamente preparados para la ocasión, obtuvieron el beneplácito esperado.

La gala prosiguió con las intervenciones del grupo Calima que aportó el carácter flamenco de la noche, al igual que el grupo de baile de Kite que interpretó un popurrí de estilos  musicales llevados al flamenco,  el dúo de rap de Dani Cordero “Greyred&Dancro” y las representaciones grupales y por parejas de bailes de “Patri”, de entre las que se pudo ver una coreografía al son de “Thriller”.

El desfile de las damas ya vestidas con sus trajes oficiales y el agasajo de la empresa “Chiguagua” a las candidatas, a la que se sumó el sorteo de varios relojes y una pulsera de “Pandora” entre el público asistente,  por parte de esta empresa patrocinadora del Carnaval Colombino, puso el cierre a la primera tramo del acto, momento en el que el jurado del concurso se retiró para la suma de puntos.

Abierto el segundo acto se dieron a conocer las Choqueras Infantil y Mayor de la fiesta, las señoritas María Victoria González Serrano y Laura Alvarado Maldonado respectivamente.

Rocío Huertas Torres Choquera Infantil de 2016 cedió sus atributos a Antonio Hierro Zabala, presidente de la FOPAC, que se encargó de coronar a la nueva Choquera Infantil. Del mismo modo Gabriel Cruz, Alcalde de Huelva,  impuso los atributos y la corona que la señorita Estela Gutiérrez Casado traspasó a la nueva Choquera Mayor.

Todo llegó a su fin entre las emociones desatadas y contenidas de candidatas y presentes en el acto, con la interpretación del himno oficioso del Carnaval Colombino, siendo coreado por todos.

XXII Insignia de Oro de la Federación

Como cada edición desde 1996, se procedió a la designación e imposición del más alto galardón de las carnestolendas onubenses, la “Insignia de Oro”, que reconoce la labor y la trayectoria de aquellos carnavaleros que, a juicio de la Federación aportan de una manera u otra al avance y el enriquecimiento de la fiesta de febrero.

El encargo de dar lectura y desvelar el nombre del insigne reconocido recayó en Antonio Hierro, quien realizó una síntesis de los treinta y cuatro años que el homenajeado llevaba en la fiesta. Cabalgatas, agrupaciones, autorías, fundaciones, presidencias, colaboraciones, divulgación… y su compromiso en defensa de las Choqueras a través de las coplas, haciendo especial hincapié al pasodoble de 2006 que dedicó a su hija antes de salir elegida como Choquera Infantil de aquella pasada edición. Creo que ese fue el momento en el que a nadie le quedó duda de quién se trataba, aunque  este que escribe se percató casi desde las primeras líneas leídas, cuando citó la primera agrupación con la que se subió a las tablas, la comparsa “Perlas del Atlántico” de Manuel Correa, en un lejano ya 1987.

Pues sí, la “Insignia de Oro” era para Blas Miguel Hernández Finch, un servidor de ustedes, que se vio sin esperarlo en una nube de emociones, sentado en los primeros escalones del pasillo central con mi cámara en mano y de frente, mi hija, recién abanderada como Dama del mi Carnaval y ahora…esto. Me levanté empujado por los aplausos de un público puesto en pie, no espero que lo entiendan, pero para los que llevamos, sentimos y vivimos el Carnaval como una filosofía de vida supone algo más que especial, paso a paso y como subido en una nube me dirigí hacia el atril, sorprendiéndome mi hija que se levantó de su asiento en el escenario y se me abrazó emocionada. Por un momento me vi solo con ella y tras la complicidad de un susurro regresé a la realidad. Antonio Hierro me impuso la Insignia y acto seguido dediqué a los presentes las palabras que desde dentro tuve la impronta de amontonar, y que ahora trato de emular; “Nunca me sentí defraudado por no recibirla antes, porque nada puede defraudar al que nada espera. Esta Insignia, que la Federación me entrega, lo cual agradezco, no sería más que una chapa en la solapa, sino fuese por el reconocimiento que los presentes  me han mostrado con sus aplausos, que es lo que verdaderamente le da valor y que me hará seguir llevando este Carnaval por bandera”. Gracias, una vez más a todos los carnavaleros que de una manera u otra me han hecho llegar su enhorabuena y reconocimiento.

XXXIV Pregón del Carnaval Colombino
Mucho se ha repetido por buenos carnavaleros, que hablar de Diego Rafael Arenas Pizarro – Diego Arenas-;  es hablar de Carnaval, y yo no solo lo ratifico, sino que añado que;  he visto en el Palacio de Congresos de Huelva al Carnaval hablar por la boca de Diego. Un personaje que en toda la amplitud real de la palabra, atesora las vivencias de este Carnaval contemporáneo, un personaje que se ha codeado y rodeado de una ingente cantidad de carnavaleros, tanto dentro como fuera de las tablas. Que se ha paseado como Pedro por su casa por todas y cada una de las peñas que han existido en Huelva, porque Diego ha sido desde siempre alguien querido, respetado y admirado. Por ello en esta treinta y cinco edición de nuestras carnestolendas, quién mejor para hablarnos y pregonarnos el Carnaval que aquel que lo vio nacer, lo ayudó a caminar y permaneció a su lado durante toda su existencia.

Con Diego, la pasada noche el Carnaval le gritó a Huelva y Huelva le respondió al Carnaval, porque Diego no es solo Carnaval, Diego es Semana Santa, Rocío, Colombinas, Cinta, Recreativo y San Sebastián. Diego se habla y Diego se responde emocionado, que él no es huelvano, ni huelveño, ni  onubense,  él es choquero y todo cuanto cito son sus señas de identidad.

“Nadie quiere más a Huelva que los choqueros” , nos decía en su pregón, y nos llevaba de paseo por la Huelva de los ochenta, de la que se siente enamorado, y es que el amor de Diego, en adelante Carnaval, no tiene límites para con su tierra, como no lo tiene para sus amigos, aquellos carnavaleros con los que comenzó en su peña “Playa La Gilda”, y para aquellos que lo heredaron en “Los Ventaneros”, “Mingorance” y “El Farol”, y su voz sonó en las tablas lo mismo a murga que a comparsa, acompañado ora por los de ayer, ora por los de hoy, ora por los de siempre, con letras de esas que levantan vello, con música que despiertan de los recuerdos y recuerdos que evocan a su maestro; “Amando Martín Quintero”, el que marcó su vida como carnavalero , y aunque no es un cualquiera, ante el solo era un “juntaletras”.

Y Diego invitó a todos a cantar el himno una vez más, y a que se disfracen sin vergüenza cuando llega el Carnaval.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies