Emocionado y brillante pregón carnavalero de Diego Arenas

0
Foto de familia del acto.

Foto de familia del acto.

(Firma: Blas Miguel Hernández)   Mucho se ha repetido por buenos carnavaleros, que hablar de Diego Rafael Arenas Pizarro – Diego Arenas-,  es hablar de Carnaval, y yo no solo lo ratifico, sino que añado que  he visto en el Palacio de Congresos de Huelva al Carnaval hablar por la boca de Diego. Un personaje que en toda la amplitud real de la palabra, atesora las vivencias de este Carnaval contemporáneo, un personaje que se ha codeado y rodeado de una ingente cantidad de carnavaleros, tanto dentro como fuera de las tablas, que ha paseado como Pedro por su casa por todas y cada una de las peñas que han existido en Huelva, porque Diego ha sido desde siempre alguien querido, respetado y admirado. Por ello en esta treinta y cinco edición de nuestras carnestolendas, quién mejor para hablarnos y pregonarnos el Carnaval que aquel que lo vio nacer, lo ayudó a caminar y permaneció a su lado durante toda su existencia.

Con Diego, el Carnaval le gritó a Huelva y Huelva le respondió al Carnaval, porque Diego no es solo Carnaval, Diego es Semana Santa, Rocío, Colombinas, Cinta, Recreativo y San Sebastián. Diego se habla y Diego se responde emocionado, que él no es huelvano, ni huelveño, ni  onubense,  él es choquero y todo cuanto cito son sus señas de identidad.

“Nadie quiere más a Huelva que los choqueros” , nos decía en su pregón, y nos llevaba de paseo por la Huelva de los ochenta, de la que se siente enamorado, y es que el amor de Diego, en adelante Carnaval, no tiene límites para con su tierra, como no lo tiene para sus amigos, aquellos carnavaleros con los que comenzó en su peña “Playa La Gilda”, y para aquellos que lo heredaron en “Los Ventaneros”, “Mingorance” y “El Farol”, y su voz sonó en las tablas lo mismo a murga que a comparsa, acompañado ora por los de ayer, ora por los de hoy, ora por los de siempre, con letras de esas que levantan vello, con música que despiertan de los recuerdos y recuerdos que evocan a su maestro; “Amando Martín Quintero”, el que marcó su vida como carnavalero , y aunque no es un cualquiera, ante el solo era un “juntaletras”.

Y Diego invitó a todos a cantar el himno una vez más, y a que se disfracen sin vergüenza cuando llega el Carnaval.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies