El Pacto por la Industria quiere movilizar 8.000 millones

0

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha firmado este lunes con el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Javier González de Lara, y los secretarios generales de UGT-A y CCOO-A, Carmen Castilla y Francisco Carbonero, el Pacto Andaluz por la Industria, que tiene entre sus objetivos la movilización de 8.000 millones de euros y la recuperación de los niveles de empleo en este sector previos a la crisis.

Al acto de firma del documento han asistido más de 300 representantes del tejido económico, empresarial y social andaluz.

En su discurso, Díaz ha destacado su compromiso de que “Andalucía crezca en los sectores que generen empleo de calidad y que nos hagan más fuertes”, para que la recuperación económica sea “justa, equitativa y sostenible en el tiempo” y para que “en el futuro, cuando haya que afrontar otras crisis, lo hagamos en mejores condiciones”.

El documento plantea elevar el peso de la actividad industrial en la economía andaluza hasta al 18% del Valor Añadido Bruto (VAB) (3,12 puntos más). Para ello, se prevé movilizar una inversión total pública y privada de más de 8.000 millones de euros, a través de nuevos instrumentos financieros y de incentivos al desarrollo industrial y la I+D+i.

La presidenta de la Junta ha recordado que, en momentos de crisis, “el sector industrial ha blindado más el empleo y su calidad”, por lo que aquellos territorios con una mayor apuesta por la industria “han resistido mejor la crisis”.

Asimismo, ha calificado la firma de este Pacto como un “día importante para Andalucía”, que ha sido “fruto del diálogo social”, por el que ha reafirmado su apuesta.

Susana Díaz ha lamentado que “nunca haya habido una apuesta industrial por Andalucía” y ha planteado que este pacto pretende que las empresas andaluzas sean competitivas, mejoren su producción, apuesten por la formación y ganen tamaño y mercados en un entorno “globalizado y con incertidumbres”.

Ha recordado que, antes del inicio de la crisis, 533.000 andaluces tenían empleo en el tejido industrial, unos niveles que se pretenden recuperar gracias a este Pacto por la Industria. Ya el pasado año, se crearon 34.500 puestos de trabajo en el sector industrial en Andalucía, encabezando la creación de empleo en la Encuesta de Población Activa.

Susana Díaz ha apostado además por impulsar la creación de empleo de calidad, porque, tal y como ha criticado, a pesar de que el PIB ha recuperado los niveles previos a la crisis, la masa salarial ha bajado en 20.000 millones de euros.

“Bajando salarios no hemos conseguido nada más que precarizar el empleo y abrir la brecha de la desigualdad”, ha enfatizado la presidenta, que ha rechazado las “medidas cortoplacistas que han provocado trabajadores más pobres”, al tiempo que recordado que “no vamos a retener el talento si no lo pagamos bien”.

Díaz ha considerado que, de cara a la internacionalización y la apertura de nuevos mercados, Andalucía no debe “perder ninguna oportunidad”, aprovechando su situación geoestratégica, sus buenas relaciones con Iberoamérica y su red de puertos e infraestructuras públicas. En este sentido, ha vuelto a reclamar al Gobierno central que apueste por el Corredor Mediterráneo y por la conexión ferroviaria Algeciras-Bobadilla.

Más de 300 representantes de la economía y la empresa andaluza

Al acto de firma del documento han asistido más de 300 representantes del tejido económico, empresarial y social andaluz. Entre las empresas asistentes destacan  Cepsa, Telefónica, Endesa, Iberdrola, Orange, Vodafone, COVAP, Coosur, Navantia, Ayesa, Airbus, Acerinox, la Asociación de Grandes Industrias del Campo de Gibraltar, Persán, Ezentis o Atlantic Copper. Asimismo, se dieron cita entidades financieras, las autoridades portuarias, las universidades andaluzas u otras administraciones locales y provinciales.

Este acuerdo, enmarcado en la Estrategia Industrial de Andalucía 2020, pretende propiciar un sector fuerte, competitivo y sostenible, con empresas que sean capaces de crear empleo de calidad y de solvencia internacional.

El sector industrial ha demostrado a lo largo de la historia los beneficios que reporta para la generación de riqueza, empleo y bienestar en la sociedad en su conjunto. De hecho, las naciones y territorios con mayor peso industrial en su PIB han afrontado la crisis con más fortaleza, ya que la industria ha resistido mejor que otros sectores, tanto en términos de mantenimiento del empleo, como de facturación. En este sentido, el empleo en la industria suele ser de mayor calidad que en el resto de sectores.

Andalucía está preparada para situarse en vanguardia de ese esfuerzo tractor, puesto que cuenta con todos los ingredientes para ser el polo industrial más potente del Sur de Europa, gracias a la experiencia aportada por las empresas industriales y sus auxiliares ubicadas en Andalucía; a la cualificación de su capital humano; a su ubicación estratégica como puente entre Europa y África y a su extensa red de infraestructuras, que incluye autovías, una red ferroviaria de alta velocidad, puertos y aeropuertos.

El Pacto, creado en el seno de la Mesa de la Industria, donde Administración, profesionales y agentes sociales han trabajado también para elaborar la Estrategia, nace bajo las premisas de diálogo y el acuerdo, por lo que está abierto a la adhesión de cuantos actores quieran sumarse a esta apuesta por la industria.

Las 52 medidas de la Estrategia Industrial

La Estrategia Industrial de Andalucía 2020 plantea la ejecución de 52 medidas de carácter horizontal distribuidas en ocho ejes que abarcan aspectos tan diversos como la formación profesional, la proyección exterior, la gestión del talento, la innovación social, la tecnología o el desarrollo de las infraestructuras. Asimismo, se identifican diferentes áreas de oportunidad para el desarrollo futuro de medidas de carácter vertical o sectorial.

Otro de los objetivos, identificado también en el Pacto, es aumentar en un 20% las empresas de entre 10 y 50 trabajadores y reducir en un 5% la intensidad energética (relación entre el consumo y la producción), en un 10% la tasa de temporalidad laboral y en un 30% la de accidentes graves y mortales.

La Estrategia pretende también duplicar el número de empresas manufactureras innovadoras; elevar en un 20% la proporción de las actividades que las industrias dedican a estos objetivos; incrementar en un 50% el número de solicitudes de patentes nacionales, y duplicar el porcentaje de empresas del sector industrial incorporadas al mercado digital.

Por lo que respecta a internacionalización, se prevé aumentar en un 20% el número de empresas con volumen de exportación superior a los 50.000 euros anuales; en otro 20% el importe de las ventas al exterior de las industrias manufactureras; en un 50% la exportación de actividades de media y alta tecnología, y en un 30% la inversión extranjera directa en la industria manufacturera y en los servicios avanzados científicos y técnicos.

Marco normativo

La Estrategia se enmarca en la ‘Agenda por el Empleo: Plan Económico de Andalucía 2014-2020’, cuya principal finalidad es impulsar un modelo económico-productivo competitivo basado en el conocimiento y la innovación, la sostenibilidad económica, laboral y medio ambiental y la cohesión social, y que sea capaz de aumentar el tejido empresarial y generar empleo de calidad, recogiendo en su Eje número 3 el ‘Renacimiento Industrial de Andalucía’.

La puesta en marcha de estos objetivos requiere la implicación de todos los actores políticos, económicos y sociales, así como la mejora de las condiciones generales de funcionamiento y financiación de las empresas, la mejora de las condiciones laborales y la calidad en el empleo, el impulso a los niveles de inversión e innovación, la promoción del talento y del trabajo en red, formación especializada y el desarrollo de políticas transversales debidamente coordinadas y facilitadas por las administraciones.

Compartir.

Leave A Reply