‘La comparsa mágica’ de Carmona muestra su fuerza en el Gran Teatro

0

(Texto y fotos: Blas Miguel Hernández)   Un imprevisto de última hora con la agrupación de Cartaya, que le correspondía abrir la segunda parte de la cuarta noche de preliminares, provocó que la comparsa que venía por detrás cantase anticipadamente. Así que abrió cortinas tras el descanso “La comparsa mágica” de Carmona.

La primera sensación promete, grupo con fuerza, algo juntos, explicando en su presentación lo que es la magia en la vida real, la ciencia del pueblo, la que hace el bien y el mal, la que utiliza los juegos… Son estudiosos de sus juegos y en carnaval solo hacen magia del taratachero.

El tipo no me llamó mucho la atención por su reiteración en el concurso, magos de chistera, de las que sobresalen las cartas de una baraja francesa. El juego de voces tiene un timbre bonito y alternan altos y octavillas tres de sus componentes, siendo uno de ellos una chica.

En las letras de sus pasodobles hablaron de la intolerancia que no respeta ni a los niños, utilizando de vehículo el caso de un niño que quiso ser torero y el segundo es un canto que rompe una lanza contra los cánones de belleza establecidos, poniendo en valor a esas personas obesas en las que también reside la belleza. Me encantó este segundo pasodoble, ambos anclados en una bonita música con una estructura coherentemente llevada.

Sus cuplés hablaron de la moda de hacer un pasodoble para todo tipo de celebraciones y su novia que se ha metido a cineasta y se traga todo tipo de películas, rematando ambos cuplés con el mismo final, cantando un tanguillo, dos cupletazo y un estrbillo por el fallecimiento de sus suegra.

El estribillo lo terminan de manera picantona utilizando la magia para hacer mil truquitos. Simpáticos y amenos. En sus popurrí utilizan una comparativa ocurrente donde nos muestran donde se utiliza la magia en la vida real. Buena agrupación con alguna imprecisión en la memorización de sus letras.

Compartir.

Leave A Reply