Congreso Internacional de Cambio Climático

Tratamiento ‘hipofraccionado’ para pacientes con cáncer

0

El Complejo Hospitalario Universitario de Huelva ha incorporado una nueva mejora en el área de Oncología Radioterápica con el objetivo fundamental de aumentar la comodidad de las pacientes con cáncer de mama que precisan tratamiento de radioterapia, avanzando aún más en la eficacia y la seguridad del control tumoral y, en definitiva, de la calidad de vida de las pacientes.

Cerca de 130 mujeres se han beneficiado hasta el momento del denominado tratamiento ‘hipofraccionado’, que se viene aplicando en el centro hospitalario desde el pasado mes de septiembre a la práctica totalidad de las pacientes que reciben radioterapia para su cáncer de mama. Esto conlleva una mejora en la posibilidad de controlar la enfermedad y una disminución de las molestias al tener que acudir unas diez veces menos al centro hospitalario.

El cáncer de mama es el más frecuente entre las mujeres, siendo su pronóstico cada vez mejor gracias al diagnóstico precoz y al trabajo coordinado de numerosos profesionales implicados en el uso combinado de varias formas de tratamiento dependiendo de cada paciente (cirugía, radioterapia, quimioterapia, hormonoterapia, inmunoterapia…)

Cerca del 80% de las mujeres con cáncer de mama reciben radioterapia en algún momento durante su proceso de tratamiento. Esto supone que la paciente y su familia han de desplazarse al Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Juan Ramón Jiménez a diario para recibir entre 25 y 35 sesiones según los casos, lo que implica dedicar varias horas al día entre los tiempos de desplazamiento y de tratamiento, con una disrupción importante de su vida y la de su entorno.

En este sentido, la implantación del tratamiento ‘hipofraccionado’ supone administrar la dosis total de radioterapia en menos días, aumentando las dosis diarias, lo que supone que las mujeres acuden entre 15 y 25 veces al hospital, unas 10 sesiones menos. Un total de 233 mujeres de cáncer de mama fueron tratadas con radioterapia en 2016 en este centro hospitalario, lo cual da una idea de las pacientes que pueden verse beneficiadas anualmente en la provincia de Huelva.

La evidencia científica ha demostrado que estos tratamientos no sólo son más cómodos para las pacientes sino que son más eficaces y más seguros que los tradicionales, causando además un menor daño a los tejidos sanos que los convencionales. Por lo tanto, supone un avance en el éxito del tratamiento del cáncer, permitiendo además que las pacientes retomen su vida normalizada cuanto antes, después del tratamiento de su enfermedad, motivos por los que esta modalidad se está extendiendo progresivamente por los centros hospitalarios.

Avances en cáncer de próstata

Las noticias también son positivas para los pacientes con cáncer de próstata, el más frecuente entre los hombres. Una investigación reciente demuestra que la radioterapia en estos pacientes es tan eficaz como la cirugía, siendo una opción terapéutica alternativa cada vez más utilizada. En estos casos, un excelente ensayo clínico británico ha demostrado que la radioterapia administrada en 20 sesiones con hipofraccionamiento, en lugar de hasta las 40 tradicionales, es igual de eficaz y segura.

Por ello, el Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Juan Ramón Jiménez ha iniciado los pasos para que los pacientes tengan que desplazarse al hospital cuatro semanas en lugar de las ocho que han sido precisas hasta ahora (entre 33 y 40 sesiones), comenzando a aplicarse durante este mes de febrero los primeros casos. Un total de 116 pacientes con cáncer de próstata han sido tratados en el centro en 2016.

Al margen de la radioterapia, es de destacar el gran avance que está suponiendo la aplicación de un nuevo medicamento, el isótopo 223 del Radio, en pacientes afectados de cáncer de próstata con metástasis óseas, los cuales tienen una repercusión clínica notable al generarse síntomas como dolor, debilidad o deterioro funcional. Con este tratamiento mejora considerablemente esta sintomatología, se evita el dolor y se retrasa la evolución de la enfermedad, con un aumento de la esperanza de vida.

Este radiofármaco ha comenzado a administrarse en el último año en el Servicio de Medicina Nuclear al grupo de pacientes con estas características, que según las estimaciones oscilan entre 5 y 8 anuales en Huelva. El tratamiento completo consta de seis inyecciones administradas cada cuatro semanas de forma ambulatoria y consigue mejoras importantes en la calidad de vida de estos pacientes.

 

 

 

 

 

 

 

Compartir.

Leave A Reply