Congreso Internacional de Cambio Climático

VENTANA DEL AIRE: Caudillos

0

(Texto: Juan Andivia) Hay que ver el miedo que dan quienes dicen que van a arreglar el mundo, o los problemas de un país, sin ir más lejos, con sus nacionalidades incluidas.

Jefes, líderes, caudillos; engreídos, megalómanos, peligrosos. Aparecen y, si no, los inventamos; ensalzan las miserias, se creen superiores y una masa de desencantados les siguen.

En nuestra realidad nacional, que a veces parece realismo mágico, los hay también y hablan a las muchedumbres enfervorizadas, a los jóvenes y a la tele, más que en la tele. Arreglarán el paro, la sanidad, la educación, la energía, el cambio climático y la decimocuarta pata de un ciempiés; andan derechos, sonrientes, mirando a la grada, saludando, creyéndose imprescindibles. Y, en el paradigma, en lo más alto, está Donald, el humano, no el pato.

Tomando la idea de mi amigo DLebrato, qué excusa más maravillosa tenemos ahora para devolver al ricachón americano las bases, los aterrizajes y las alianzas. Como si de un matrimonio se tratase, roto ya, tirarle los anillos, con cuidado de no darle en el tupé dorado y hacerlo a la vez con toda Europa.

Ya, ya, las relaciones comerciales, los intereses financieros, las empresas… Pues si no se puede, no nos engañemos con Constituciones, sentimientos y monsergas: todo es negocio, por ellos se mueve el mundo y, si es preciso, en la futura guerra también participaremos como aliados que, en este caso, es lo inmediatamente menos lamentable que como víctimas.

Cuando esto ocurre, cuando quienes van a hacer las cosas suenan más que la manera de hacerlas, cuando lo que se lee son nombres y no ideas, las similitudes con otros momentos de la historia nos hacen temer, porque quedamos pocos que sigamos pensando que “o nos salvamos todos o ninguno”. “O todo o nada”, ¿verdad Bertolt?, aquel alemán que tampoco estaba contento.

 

Compartir.

Leave A Reply