Mesa de la Ría apuesta por la urgente revisión del PGOU de Huelva

0

Mesa de la Ría solicitará en el próximo pleno municipal en Huelva una revisión urgente del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y del Plan de Aglomeración Metropolitana.

Para el portavoz municipal de Mesa de la Ría, Rafael Gavilán, “el planeamiento urbanístico de la ciudad no puede evolucionar con constantes modificaciones puntuales a modo de parches, sin definir un nuevo modelo de ciudad”.

Para Mesa de la Ría, “el Plan general de Ordenación Urbana de Huelva aprobado en 1999, se confirma a día de hoy obsoleto, tras un gran número de modificaciones puntuales realizadas desde su redacción, pero sobre todo, por mostrarse ajeno a la creación de un nuevo modelo de ciudad que responda a las necesidades de nuestro hábitat urbano y muy especialmente al desarrollo social y económico de nuestra ciudad.

La ciudad de Huelva se muere, la definición del modelo de ciudad del plan aprobado en 1999 no soluciona los enormes problemas sociales, ambientales, laborales y de desempleo de Huelva. El modelo planificado hace casi dos décadas es obsoleto.

La moción señala que las constantes modificaciones del Plan General de 1999 están faltas de transparencia política, son totalmente ajenas a la participación pública y se dirigen, en muchos casos, a responder a intereses particulares, más que a intereses públicos y generales. Es por ello que la ciudadanía, con la participación prevista en el planeamiento urbanístico y territorial, debe decidir con urgencia un nuevo modelo de ciudad, porque Huelva se ahoga en el subdesarrollo económico.

La participación ciudadana debe definir si Huelva necesita verdaderamente las 27 gasolineras que prevé la modificación del plan de gasolineras, si Huelva va a seguir creciendo en la apuesta por las energías fósiles del pasado o torna hacia las renovables del futuro, si Francisco Montenegro debe ser recuperada para uso y disfrute ciudadano o si el Puerto aplica usos industriales o comerciales, sin contar con la ciudadanía.

Los ciudadanos vamos a decidir que uso vamos a dar a los terrenos contaminados de las fábricas que cierran, una vez éstos se descontaminen por los responsables, si nuestros cabezos, auténticos monumentos naturales se deben rodear de bloques de edificaciones tan altos como ellos, tal y como desgraciadamente prevé el viejo Plan y en qué condiciones se protege el patrimonio arquitectónico, si la ría de Huelva va a ser la calle principal de nuestra ciudad, con actividades y transportes fluviales que nos conecten con Marismas del Odiel, con la playa de Espigón y con el resto de localidades del ámbito metropolitano o, sencillamente, si el puerto de Huelva, al margen de los ciudadanos, va a instalar más fábricas o usos comerciales, industriales y privativos conforme a sus previsiones.

Huelva debe decidir que modelo industrial desean sus ciudadanos y no que se le impongan “pactos andaluces por la industria”, que sin calificar a qué tipo de industrias se refieren, se hacen desde instancias políticas ajenas al interés o deseo de los ciudadanos.

En el marco supramunicipal, el Plan de Ordenación de la Aglomeración Urbana de Huelva (POTAUH), instado por el plan de ordenación del Territorio Andaluz (POTA), empezó a redactarse en 2008, su avance fue alegado por la Asociación Mesa de la Ría para definir un modelo territorial, el cual sigue una década después “en tramitación”, mientras, durante estos años, se han aprobado el resto de planes de las Aglomeraciones de las distintas ciudades andaluzas, con la excepción de Córdoba. Por todo ello, urge que se impulse el POTAUH paralela y coordinadamente con el PGOU, desde la Junta de Andalucía.

De seguir así, Huelva seguirá en desventaja con el resto de capitales andaluzas pues, al no estar redactado el POTAUH, no podrá acceder a las subvenciones de fondos europeos para las infraestructuras metropolitanas que nos urgen. Huelva debe desarrollar y reforzar las comunicaciones ferroviarias metropolitanas con sus playas y municipios limítrofes, mediante tranvía, trenes y buses fluviales, integrando la lámina de agua como una calle más de la ciudad y potenciando sus espacios naturales y patrimoniales limítrofes”, concluye Gavilán.

Compartir.

Leave A Reply