Piden cárcel por abandonar una yegua con un tumor

0

La Fiscalía provincial de Huelva pide un año y cuatro meses de prisión para el propietario de una yegua, la cual fue identificada por la Guardia Civil pastando suelta en un paraje de la localidad onubense de Niebla, al considerar que éste era consciente de que el animal sufría un tumor en su zona perianal, con signos claros de infección e infestación.

El fiscal lo acusa de un delito de maltrato a animal con resultado de muerte, ya que el veterinario finalmente le puso una inyección eutanásica para evitar su sufrimiento, y la inhabilitación especial para oficio o comercio que tenga relación con animales y para la tenencia de los mismos durante tres años, por no prestarle los debidos cuidados higiénicos sanitarios ni tratamiento veterinario para dicha grave lesión, con el consiguiente sufrimiento para el animal.

Según reza en el escrito de acusación, al que ha tenido acceso Europa Press, cuando los agentes encontraron al animal, y ante la visibilidad y gravedad de la lesión tumoral, solicitaron la asistencia del veterinario de la OCA que, tras su inspección en junio de 2016, emitió un informe expresando que el animal presentaba tumoración en la región perianal invadiendo la zona del nacimiento de la cola.

El veterinario informó de que el tumor era una masa de gran tamaño que impedía el correcto funcionamiento de sus necesidades básicas de micción y defecación, ulcerada con signos claros de infección.

No obstante, más de cuatro meses después, en octubre, el animal seguía sin haber sido sometido a tratamiento veterinario por parte del investigado, por lo que el juez del Juzgado de Instrucción número dos de Moguer dictó un auto acordando la medida cautelar de adopción de las medidas veterinarias necesarias para evitar su sufrimiento.

Dicha medida fue llevada a cabo unos días después por el veterinario oficial de la OCA que, tras nueva inspección del animal, comprobó que la lesión se encontraba inflamada y con signos de infección, encontrándose el orificio anal completamente ocluido.

Diagnosticó que existía un pronóstico de fallecimiento inminente si no se le practicaba una cirugía con urgencia, viéndose comprometida su vida por las posibles complicaciones que pudieran surgir con dicha intervención. Por ello, consideró lo más apropiado para evitar un sufrimiento deliberado la muerte del animal mediante inyección eutanásica, lo que se realizó a continuación.

Compartir.

Leave A Reply