El valor de los fosfoyesos convertidos en calcita ronda los 24.000 millones

0

La empresa Captura CO2, propietaria de la patente que ha desarrollado la Universidad de Sevilla, de Cádiz y el CSIC, ha presentado un proyecto industrial en el que propone eliminar los fosfoyesos creando riqueza, empleo y propiciando la reducción de emisiones de CO2. En concreto, el proyecto propone transformar las 120 millones de toneladas existentes en la ría de Huelva en casi 70 millones de toneladas de calcita y en casi 100 toneladas de sulfato de sodio, con un valor comercial superior a los 24.000 millones de euros en 30 años.

Durante la presentación, el catedrático de Física de la materia condensada de la Universidad de Sevilla e inventor de la patente, Luis Esquivias Fedriani, ha explicado que han iniciado el diseño de una planta piloto, cuya puesta en marcha supone unos 200.000 euros.

El proyecto ha sido presentado este miércoles en la Casa Colón de Huelva en un acto, que ha estado presidido por el alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, y en el que han intervenido Luis Esquivias, y el doctor de Ingeniería Química y profesor de Ingeniería Termodinámica y Modelado de la Universidad Abo Akademi (Finlandia), Ron Zevenhoven, Premio Nobel de la Paz como experto del Camnio Climático, que ha realizado un proyecto semejante en su país.

También ha asistido el profesor de Estratigrafía de la Universidad de Huelva y coordinador de la Mesa de expertos para las balsas de fosfoyesos de Huelva, el doctor José Borrego, el cual se ha mostrado “completamente favorable” al citado proyecto. “Tenemos que aplaudir cualquier proceso que le dé valor añadido al permitir que su gestión sea rentable y cree riqueza”, ha precisado.

El proyecto está basado en una patente internacional y supondrá la transformación de los fosfoyesos en dos productos comerciales muy usados en la industria, la calcita y el sulfato de sodio, mediante la utilización de sosa, y que reducirá las emisiones de CO2 de las industrias del Polo Químico, con la consiguiente mejora del medio ambiente.

Durante la presentación del acto se ha proyectado un vídeo de la sociedad propietaria de la patente, Captura CO2, que propone, en base a su innovadora propuesta, la transformación de las balsas de fosfoyesos en una superficie limpia, y eliminar completamente los residuos convirtiéndolos en productos con valor añadido, que podrán ser utilizados por las industrias de la zona para reducir las emisiones de gases contaminantes como el CO2 y el dióxido de azufre (SO2).

Básicamente el proyecto industrial, que se realizaría en la superficie de las balsas, consiste en la disolución del fosfoyeso en una solución de sosa, que se precipitaría en su mayor parte en cal apagada y daría como líquido resultante una solución de sulfato de sodio. Tras la evaporación del disolvente, el resultado que quedaría es sulfato sódico anhidro.

La cal apagada reacciona con el CO2 y da como resultado calcita o carbonato cálcico, un proceso que ayuda a eliminar el dióxido de carbono y también la movilidad de los metales traza y los contaminantes tóxicos, y por tanto su transferencias desde la balsa de fosfoyesos hacia el entorno natural.

REDUCIR COSTES

Además, para reducir costes e impacto medioambiental y desarrollar una tecnología viable para sectores industriales de la zona, se ha incorporado al desarrollo anterior el uso de sosa comercial y otros residuos de industrias muy próximas a las actuales balsas de fosfoyesos.

La calcita, además de otros usos industriales, reacciona con el dióxido de azufre, y puede ser usada como materia prima por las empresas que quieran reducir esas emisiones, y que se encuentran en el entorno de las balsas de fosfoyesos. Además, la calcita tiene numerosas aplicaciones medioambientales como la purificación de aguas o la neutralización de suelos ácidos. Otras aplicaciones para las que puede ser usada por la industria son la elaboración de material para la construcción, la industria del papel o la industria química.

Además de la calcita, el otro producto resultante, el sulfato sódico podrá ser usado en aplicaciones industriales como desecante, para la industria del vidrio, la industria del papel o la industria alimentaria.

Los autores de este proyecto han señalado que la solución planteada, además de la eliminación por completo de las balsas de fosfoyesos, a diferencia de la propuesta actual por parte de Fertiberia de su soterramiento, supondría la recuperación del espacio contaminado con una inversión bastante inferior a la propuesta.

Dicha inversión, además, se recuperaría de tres formas: generando riqueza por la comercialización de los productos resultantes, creando empleo con la construcción de una industria limpia en la zona y
rescatando un espacio libre para Huelva.

Preguntado por el proyecto de Fertiberia, después de que el Boletín Oficial del Estado (BOE) haya publicado la apertura a información pública ordinaria del estudio de impacto ambiental y el proyecto constructivo de clausura de las balsas de fosfoyesos situados en el término municipal de Huelva que llevará a cabo la citada empresa, el catedrático Luis Esquivias ha asegurado que “son compatibles”, indicando además que este trabajo “es viable y no buscamos ninguna confrontación”.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies