IU y Mesa de la Ría alegarán contra el proyecto de Fertiberia

0

La coordinadora del área andaluza de Medio Ambiente de Izquierda Unida, Pepa Beiras, ha manifestado este martes que la formación va a presentar alegaciones al proyecto “cutre” de Fertiberia para restaurar las balsas de fosfoyesos.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado la apertura a información pública ordinaria del estudio de impacto ambiental y el proyecto constructivo de clausura de las balsas de fosfoyesos situados en el término municipal de Huelva que llevará a cabo la empresa Fertiberia.

Ante esto, según ha informado IU en una nota de prensa, Beiras ha indicado que el mencionado proyecto “no puede ser más cutre”, así como ha indicado que “no cumple con las reivindicaciones y expectativas de la población, de las instituciones y de los colectivos sociales de Huelva”.

Por ello, Izquierda Unida presentará alegaciones y adoptará más medidas para evitar que Fertiberia “se salga con la suya, llevando a cabo un proyecto de mínimos que no va a servir para restaurar las marismas al completo a su estado original, como toda Huelva quiere”.

Asimismo, la formación de izquierdas va a pedir la intervención del comité de expertos del Órgano de Participación de los Fosfoyesos para que aporten argumentos jurídicos y técnicos que eviten esta “aberración”.

Además, ha señalado que “el plan de Fertiberia para tapar las balsas de fosfoyesos es tan de mínimos que sólo servirá para intervenir en 720 del total de 1.200 hectáreas afectadas por los vertidos”. A su juicio, “únicamente servirá para el enterramiento de los fosfoyesos, lo que de ningún modo supondrá la restauración total de la marisma, como hemos reivindicado desde Izquierda Unida durante muchos años”.

Ante esto, Izquierda Unida volverá a llevar este asunto a las instituciones, elevando iniciativas para detener el proyecto de Fertiberia, tanto en el Ayuntamiento de Huelva, como en el Parlamento andaluz y en el Congreso de los Diputados. Así, este mismo martes IU ha pedido la comparecencia de la ministra de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, en el Congreso de los Diputados; y del consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, en el Parlamento andaluz.

Además, Beiras ha destacado que el proyecto de Fertiberia carece aún del preceptivo informe de impacto ambiental y “no está nada claro que en el mismo se prevean los riesgos de inestabilidad que tienen las balsas de fosfoyesos, debidos a la morfología de los terrenos donde se asientan las balsas”. Según ha remarcado, “esto lo han puesto de manifiesto los mismos expertos que estudian la situación de los fosfoyesos”.

Además, Izquierda Unida ha instado a la comisión de expertos, constituida hace ya tres años, a que expongan las conclusiones de sus trabajos y se pueda empezar a plantear un proyecto de máximos con el que restaurar las marismas en su totalidad, “cueste lo que cueste y dure lo que tenga que durar”. En su opinión, esta misma comisión debe trabajar “activamente para argumentar técnica y jurídicamente las alegaciones que sirvan para frenar el proyecto de Fertiberia”.

“INMENSO DAÑO”

En este sentido, Beiras ha añadido que “el inmenso daño que ha sufrido Huelva y su medio ambiente no puede ser resuelto con la tomadura de pelo que supone este proyecto”.

Por ello, Izquierda Unida seguirá reclamando que la restauración de las balsas de fosfoyesos se realicen con un proyecto “consensuado y de máximos” que satisfaga la larga reivindicación de recuperar la totalidad de las 1.200 hectáreas afectadas por 40 años de vertidos continuos en las marismas. Y todo, “sin olvidar otros episodios contaminantes como la llegada de las cenizas radioactivas de Acerinox”.

MESA DE LA RÍA

La Mesa de la Ría también va a presentar alegaciones al proyecto de Fertiberia para la restauración de las balsas de fosfoyesos por considerar que la empresa “pretende dejar allí los residuos, un total de 120 millones de toneladas”, además de no compartir el método propuesto de clausurar las balsas.

Estas alegaciones irán acompañadas por firmas ciudadanas y la semana próxima iniciarán una campaña de recogida, tanto en la calle como en la red, para que añadirlas al documento de sus alegaciones. Además, van a elaborar un escrito con algunos de los motivos por lo que alegar al proyecto con el fin de que los ciudadanos de manera sencilla y a título individual presenten sus alegaciones.

Así lo ha puesto de manifiesto en declaraciones a Europa Press el portavoz de la Mesa de la Ría, Rafael Gavilán, que ha recordado que la asociación cuenta ya con 20.000 firmas contrarias al proyecto pero quiere, en este periodo de un mes que hay para presentar las alegaciones, llegar hasta las 30.000, por lo que reactivarán la cuenta en Change.org y recogerán firmas también en mesas informativas.

La inestabilidad del apilamiento en la zona II, la exclusión de la zona IV de los trabajos de restauración o el método de “tapar” los residuos que se propone son algunos de los argumentos que esgrime la Mesa de la Ría en contra del proyecto de Fertiberia.

Así, convencido de que Huelva se merece “un proyecto medioambientalmente sostenible”, Gavilán ha indicado que desde la Mesa de la Ría ya trabajan para elaborar sus alegaciones, así como en el documento que entregarán a la ciudadanía para que pueda alegar y remitir desde cualquier organismo público al Ministerio de Medio Ambiente sus alegaciones y lleguen gran cantidad de alegaciones.

EXPERTO

Por otra parte, el profesor de Estratigrafía de la Universidad de Huelva y coordinador del comité de expertos de la Mesa de Participación de los Fosfoyesos, el doctor José Borrego, ha asegurado este miércoles que “no es sostenible” la estructura de las balsas de fosfoyesos en la ría de Huelva, indicando además que “si no es sostenible tal y como está ahora tampoco lo va a ser” para el proyecto de clausura que ha presentado Fertiberia.

“Desde el punto de vista estructural, el planteamiento o situación del apilamiento hoy y los previstos en el proyecto de Fertiberia no son sostenibles”, ha asegurado Borrego durante su intervención en la presentación de otro proyecto por parte de la empresa Captura CO2, propietaria de la patente que ha desarrollado la Universidad de Sevilla, de Cádiz y el CSIC, en el que propone transformar las 120 millones de toneladas de fosfoyesos en calcita y sulfato de sodio.

Para el experto “hay que determinar cuál es la evolución de las estructuras, la capacidad portante del material y buscar una solución para eliminar el problema que está creando la sobrepresión de los propios apilamientos”.

El profesor ha realizado una comparación y ha explicado que lo que ocurre es como “si se pusiera un trozo de granito en una magdalena embebida en agua. Cuando eso se pone, el líquido que está dentro de la magdalena tiende a fluir hacia los lados y eso es lo que ocurre hasta que encuentre una vía de escape”, indicando además que “cuando la encuentre, la magdalena colapsará y lo de arriba también”.

Compartir.

Leave A Reply