Cómo tu hogar habla de ti

0

¿Por qué cuesta tanto dejar atrás un hogar? ¿No se trata solo de paredes y un techo pensados para dar cobijo? Más allá de las vivencias que se han tenido dentro de él, compartidas con el resto de habitantes (familia, compañeros de piso) o a solas, un hogar lo es porque cada elemento es algo personal. Su elección, su disposición, todo habla de uno mismo, desde estados de ánimo y sentimientos a rasgos generales de la personalidad.

Pensándolo así, enseguida se siente curiosidad por saber qué piensan de sus habitantes quienes visitan el hogar, o incluso quienes simplemente lo ven desde el exterior. Aunque parezca involuntario, porque en cierta medida lo es, cada elección en torno a él refleja actitudes, metas o roles sociales.

La fachada

Se trata del elemento más visible de la casa, al que tienen acceso quienes están invitados como quienes no. Y por eso debería ser un elemento cuidado.

En muchos pueblos andaluces, eso de cuidar el exterior ha ido pasando de generación en generación, y una prueba palpable la ofrecen las mujeres mayores que limpian sus rejas de forma diligente y regular. Probablemente no es solo con la intención de que luzcan relucientes, sino de hacer llegar al vecindario lo aseadas que son, además de ver y oír lo que sucede más allá de sus cuatro paredes. Es un acto social que no escapa a las ocurrencias compartidas hoy en redes sociales, como los memes de Twitter.

Pero, al margen de ello, lo de adecentar y pintar las fachadas está asociado en muchos casos a la llegada del buen tiempo, a combatir los estragos causados por las lluvias y los fríos de invierno en la víspera de fiestas importantes, como la Semana Santa.

Hoy día, esos comportamientos no se observan con tanta asiduidad. La figura de la ama de casa, dedicada en exclusiva al cuidado del hogar, en definitiva, a proveer bienestar a sus habitantes, se ha diluido. Todos los miembros de la familia están sometidos a agitados ritmos de vida que le hacen decantarse por materiales que no requieran de tanto mantenimiento.

En cuanto a fachadas para exterior, los tipos de fachadas de piedra están a la moda, como citan desde la cantera Explocan. Ofrece un aspecto rústico que no se resiente ante nuevas tendencias, que aporta singularidad y que se adapta a todos los climas. No requiere de un mantenimiento exhaustivo, sus texturas son variadas y presentan gran resistencia. Sostenibles y eficientes, las fachadas de piedra cumplen con criterios funcionales y estéticos.

Buscando la armonía sin renunciar a la comodidad, las ventanas de aluminio o las ventanas de PVC son las más demandadas en la actualidad. Como informan desde ventanasgorriti.com, las primeras no se deformarán ni deteriorarán con el paso del tiempo. Por su parte, “evitando hasta en un 40% las pérdidas de energía”, las ventanas de PVC “ofrecen un alto aislamiento y dan sentido al ahorro”, cita la empresa especialista.

El interior

Quizás la fachada, por ser el elemento arquitectónico más expuesto, hable sobre la familia que habita la vivienda a más personas. Pero el interior lo de hace de una forma más acertada. Solo hay que pararse a pensar en cómo tener a la vista elementos como libros o cuadros habla de los gustos y de la personalidad de los inquilinos, siendo aún más reveladoras las fotografías que se escojan como elemento decorativo y muy personal.

Del mismo modo que el interior del hogar habla sobre nosotros mismos, también influye en nuestros sentimientos. Por eso, siguiendo principios de decoración, para zonas comunes como el salón se eligen colores y formas que ofrezcan una cálida bienvenida a habitantes e invitados, mientras que la habitación es un espacio más íntimo, personal y relajante. Así lo analiza la psicóloga Jennifer Delgado en Rincón Psicología, quien ofrece además trucos para imprimirle personalidad al hogar. Sería buena idea, en primer lugar, decorar las estancias como detalles propios, más allá de las imágenes estándar y “sin alma”, dice, que transmiten las revistas de decoración. Se trata de crear vibraciones positivas.

Los materiales no se suelen considerar, pero también generan emociones y transmiten mediante el tacto. No se pueden descuidar, como tampoco la iluminación, que debe crear los ambientes adecuados. A los aromas también se les está devolviendo protagonismo, a través, por ejemplo, del uso de velas. La psicóloga también propone crear un rincón privado.

Pero, sobre todo, se trata de que el hogar no solo refleje, sino que también complemente. Es buscar el equilibrio, es jugar con elementos como el color: azules y verdes para los impulsivos que busquen serenidad; rojos, amarillos o naranjas para los apocados que necesiten un extra energía.

Los eventos familiares

Más allá de enseres, la limpieza y orden también definen. Por eso, cuando se trata de ofrecer nuestra mejor imagen en algo tan íntimo y personal como el hogar, hay que aplicar ambos factores a todo lo anterior. ¿Quién no mima los detalles, recoge y limpia a conciencia cuando sabe que viene una visita?

Si se trata de un evento familiar, los globos son perfectos para cualquier tipo de celebración, luego decorar fiestas y eventos con globos de helio es una buena opción (puedes comprar globos de helio online).

Las visitas se aprovechan para buscar una decoración especial (por ejemplo, con un centro de mesa casero), sacar la vajilla de las ocasiones especiales o intentar sorprender con suculentos manjares. El invitado no podrá sentirse más que agasajado entre tantos y tan cuidados detalles.

Compartir.

Leave A Reply