El reto de crear un tren más rápido

0

Elon Musk hizo que todo el mundo pusiera la atención en los trenes de alta velocidad gracias a su anuncio de Hyperloop. Sin embargo, él no es el único que quiere estos vehículos de alta velocidad, ya que muchas empresas e ingenieros están tratando de crear el tren más rápido del mundo. Pero, obviamente, eso no es algo sencillo, ya que representa muchos problemas y retos distintos.

¿De qué tipo de retos hablamos? Sigue leyendo para aprender de ellos.

Hacer que un tren sea más rápido no solo se trata de aumentar la potencia del motor, sino que es un proceso que involucra cambios a través de la red ferroviaria, desde cambios en el diseño del vagón, mayores protocolos de seguridad, hasta la instalación de productos y sistemas certificados como cables para metro que conectan la energía de las vías y la línea aérea para controlar la señal que regula la trayectoria y la frecuencia de los trenes.

Una de las mayores dificultades es cambiar el diseño para hacer que las altas velocidades se sientan menos mientras se viaja. El cuerpo humano no está hecho para soportar grandes aceleraciones, por lo que la gente se puede sentir mareada, o incluso desmayarse, si se ve sometida a una gran aceleración.

Otra dificultad que surge es la de la energía necesaria para impulsar el tren a velocidades tan altas. Uno pensaría que para hacer que el tren vaya el doble de rápido se necesitaría el doble de energía, pero en realidad se necesita mucho más. Un tren viajando a 480 km/h necesita 27 veces más energía que un tren que va 3 veces más lento, a 160 km/h. Eso se debe a toda la resistencia del aire que se genera a esa velocidad. Por ello, es necesario contar con cables que puedan brindar toda esa energía al tren.

De igual modo, se tiene que hacer un rediseño en el frontal del tren para permitir dos cosas: una menor fricción del viento y una mayor reducción del sonido. Los aviones pueden viajar a grandes velocidades sin preocuparse por la fricción del viento porque en las alturas el aire tiene un menor efecto sobre el avión, pero en la tierra el tren tiene que enfrentarse a una gran presión del viento. Mientras va atravesando el camino, la presión de aire sobre el tren puede producir un ruido excesivo que llegue a incomodar a las personas de ciudades y poblados cercanos.

Así es que se busca un diseño que absorba mejor el ruido para ser más sigiloso.

Y, por último, un reto al que se enfrenta un tren a alta velocidad es el de dar vueltas. A esa velocidad, la inercia hace que sea muy difícil girar de la forma tradicional, pero los ingenieros de trenes descubrieron que es mejor hacer que el tren se incline un poco para evitar que la inercia del giro haga que los pasajeros sean empujados de su asiento.

¿Hasta qué velocidades serán capaces de alcanzar los trenes? Y, más importante aún, ¿qué precio tendrá un boleto de estos trenes? La respuesta no la sabemos todavía, pero gracias a los rápidos avances de esta industria cada vez estamos más cerca de descubrirlo.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies