Viernes Santo en Paterna del Campo

0

Fundamental en esta Ilustre, Venerable y Antigua Hermandad Servita y Cofradía de nazarenos del Santo Entierro de Cristo en su Misericordia y María Santísima de los Dolores en su Soledad de Paterna del Campo es su Estación de Penitencia en la noche del próximo día 14 de abril, Viernes Santo, de este año de 2017.

La constitución de la Cofradía se remonta a la segunda mitad del siglo XVI, época en que se fundaron la mayoría de las “Cofradías de la Soledad” de nuestro entorno. El dato, al respecto más antiguo del que dispone la Hermandad, es el concerniente al testamento otorgado ante el Escribano Publico D. Luis Fernández Calvo, el 27 de enero de 1.584 por Alonso de Biedma, vecino de la localidad en el que le deja a su muerte un real a la Cofradía de la Soledad. Hace unos años se cumplió 250 Años de la fundación dentro del seno de la Hermandad de María Santísima de la Soledad y Santo Entierro de Paterna del Campo de la Orden Tercera de los Siervos de María (1763-2013) y el nuevo impulso de nuestra devoción a Nuestra Virgen y Madre de los Dolores en su Soledad.

A las 9 de la noche, puntualmente se abrirán las puertas del templo parroquial y sale la Cruz de Guía, tras ella negras hileras de nazarenos en número superior a trescientos, inician su caminar penitencial. Al traspasar los pasos, que portan a nuestros Titulares dicha puerta, se producen los momentos más emocionantes de la cofradía, emocionante su salida por la estrechez con que la realizan, emocionante por el trabajo de sus hermanos costaleros. Otros momentos de ésta, su recorrido por la antigua calle de la Carrera, Plaza de los Padres, las Cuatro Esquinas y su entrada.

En la Estación de Penitencia se procesionan sendos pasos, portados por una treintena de costaleros cada uno. El del “Santo Entierro” es de estilo gótico siendo un proyecto que comenzó en 1989, está tallado en madera y realizado por D. Manuel Guzmán Bejarano. A principios del año 2.000 comenzó su dorado, siendo llevado a cabo en el Taller de D. Manuel Verdugo Guerrero, del sevillano barrio de Triana. Lo acompaña una capilla Musical. La Imagen de María Santísima de los Dolores en su Soledad es portada en paso de palio negro de estilo neobarroco en su composición general. Las caídas del palio fueron bordadas en oro por las monjas del Convento de las Madres Trinitarias de Sevilla en 1.947. Ese mismo año se renovaron la candelería, juegos de jarras varales de plata y corona de la Santísima Virgen realizada por le insigne orfebre sevillano D. Manuel Seco Velasco. Todo ello fue costeado por el Hermano Mayor, D. José Moreno Espina y su esposa María Teresa Pacheco Quintanilla, camarera de la Stma. Virgen. También, costearon un Estandarte y todo el juego de insignias, equipo completo para 120 nazarenos y la apertura del hueco de la puerta de madera de la Iglesia Parroquial y su colocación, Todo ello, les supuso una inversión de 300.000.-Ptas.(Libro de Inventarios de la Iglesia de S. Bartolomé. Año 1.939, Pag.35). Los varales fueron nuevamente sustituidos en 1983 por los actuales, y fueron confeccionados por el orfebre D. Manuel de los Ríos. El bordado del palio corrió a cargo del Convento de las Hermanas Adoratrices de Huelva en 1.952. En 2006, se pasaron a tela nueva de terciopelo negro, las bambalinas antiguas, bordándose nuevamente las exteriores, a cargo del taller sevillano de la bordadora Dª.Rosario Bernadino Díaz. Su acompañamiento musical corre a cargo de la Banda Municipal de Música de Paterna del Campo y que este año cumple 25 años de su fundación, siendo en nuestra cofradía la primera vez en la que participó en un desfile procesional tras el paso de palio.

Imágenes Titulares.

Las primitivas imágenes fueron destruidas en el trágico incendio de la Iglesia Parroquial en la madrugada del 6 de octubre de 1.934. La Santísima Virgen de los Dolores en su Soledad actual, fue tallada en 1.935 por el escultor sevillano D. José Sanjuan Navarro. En el año 1.993 fue restaurada por el escultor sevillano D. Manuel Ramos Corona, quien le realizó y acopló un nuevo cuerpo de candelero. Viste saya negra bordada en oro, por Doña Antonia Jané en 1.876. El manto de la Santísima Virgen es, asimismo de terciopelo negro bordado en oro, por el taller de la misma señora, estrenado en 1.880. Como anécdota decir que su coste se elevó en dicha época a 3.000 y 15.000 reales respectivamente (Libro de Cuentas de la Hermandad. Año 1. 874.Archivo Hdad.). Este último fue reformado en 1.945 con el paso del bordado a otro terciopelo negro y agrandado en un metro con bordados llevado a cabo por las Monjas de las Madres Trinitarias en su convento sevillano.

Por idéntico motivo, para Cristo Yacente se habilitó un crucificado de Cruz plana existente en la Parroquia, cedido por su Párroco. D. Manuel Corrales Fernández a la Hermandad y Cofradía para continuar con el culto a su venerado Titular y que se libró de la destrucción, al encontrarse en una casa particular, a donde llegó proveniente del antiguo Convento de Carmelitas Descalzos, ante el estado de ruina en que se encontraba su Iglesia. Obra anónima de mediados del Siglo XVI, fue venerada con el titulo del Santísimo Cristo en su Misericordia, en el hospital de dicho nombre, que en la antigüedad existió en nuestro pueblo. Tras la desaparición de dicho Hospital, pasó al mencionado Convento Carmelita de esta localidad. En la reunión del Cabildo de Oficiales de esta Hermandad y Cofradía, de fecha 22 de febrero de 1.993, se acuerda en recuperar su antigua advocación para nuestro Cristo Yacente, y en memoria a sus antiguos devotos de nuestra localidad (Libro de Acta de la Hdad.1985-1995).

Será para esta hermandad, la más antigua de las Hermandades Servitas erigidas de la  Diócesis de Huelva, con su salida procesional  en la noche del Viernes Santo en Paterna del Campo, cumplidos sus anhelos de todo un año de lucha, sacrificio y trabajo de sus hermanos y hermanas como ver por las calles de este bello pueblo condal, los Rostros Dolorosos de su Madre y  Señora de los Dolores en su Soledad y de su Bendito Hijo Yacente, el Santísimo Cristo en su Misericordia, en el bello cortejo penitencial que desarrolla, expresión de su veneración en el Misterio de la Muerte y Resurrección de nuestro Señor Jesucristo, Misterios que se contemplan como vividos por María en sus “Dolores”  con inmensa entereza.

 

 

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies