TERETES: Etarras desarmados y desalmados

1

(Texto: Paco Velasco) La presente es una época de confusión. En estos momentos ha de imperar un doble principio de actuación: el de no apocamiento y el de exigencia de serenidad, orden y acierto en las decisiones. Sirva esto para el roto de la unidad de España y para el descosido de los rufianes que llaman mamporreros a otros sin darse cuenta de cuál es su oficio. Quien puso petenera a otro desconocía su verdadero nombre.

ETA y su entorno, que no es moco de pavo, lanzan una nueva invectiva contra el gobierno de la nación española: el anuncio del desarme. Bueno, es para echarse a temblar. Que los criminales terroristas más crueles que ha parido la madre tierra se postulen como adalides de la paz, resulta un escarnio a los miles de víctimas que han sufrido la violencia de estos sujetos sin alma. Que los partidos dizque de izquierda se perfilen al lado del mensaje falso de entrega de las armas, constituye el indicativo de que los tiempos actuales se alinean en la cronología de los mitos más inverosímiles. Que la prensa audiovisual liderada por los sextarios y cuatreros ahoguen las audiencias con proclamas infames, es la señal de que determinados personajillos pretenden alcanzar el poder sin haber obtenido antes la credencial de autoridad.

Unos y otros están desarmados. No tanto por carecer de armas como por la dificultad de utilizarlas. No ya por voluntad de regeneración que por ausencia de argumentos para replicar. Todos ellos son, además, unos desalmados, cuya falta de conciencia y su exceso de inhumanidad se mecen en la montaña rusa de la no espiritualidad. La alianza de Otegi con la muchachada de Podemos hace sospechar al mismísimo demonio. Calificar el acto protocolario de hito histórico marca tendencia de falsedad documental. En medio del aquelarre, las declaraciones del PNV suenan cacofónicas y huelen a mofeta. Para colmo de chorradas, los miembros de la mal llamada Comisión Internacional de Verificación se someten a los dictados de la banda asesina y admiten Francia como lugar de desarrollo de la entrega ficticia.

Todos los nombrados, no contentos con formar la mayoría política vasca a favor de la pamema fingida y melindrosa de los secuaces de Txapote, instan al PP a sumarse a la mascarada. Como si precisaran el escudo cómplice de los conversos para seguir cometiendo atropellos antidemocráticos. O sea, además de cobardes, inseguros.

Es llegado el minuto cero de saber decir que sí. Sí a la paz que crea vida. Sí al diálogo que genera entendimiento. Sí a las divergencias dialécticas que no culminen en el tiro en la nuca. Sí a la disolución de ETA. Sí a la intervención directa de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado de España. Sí a negociar en pos de una solución legal y lógica al terrorismo de ETA. Sí a la firmeza de nuestros dirigentes. Sí. Sí. Sí. Que alguien les regale un alma de vivir y les arrebaten sus armas para morir.

Compartir.

1 comentario

  1. Enhorabuena Paco Velasco por el articulo que has publicado sobre los etarras desarmados.
    Pero bueno de esta gente que se puede esperar? Lo malo son los que los apluden

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies