TERETES: La gran bola, periodismo de hooligans

0

(Texto: Paco Velasco) Recojo noticia aparecida en el diario que dirige Federico Jiménez Losantos. “A Escolar se le va la mano”, titula. El contenido del artículo es demoledor. La demolición se lleva por delante la credibilidad del periodista Ponce de León y, muy especialmente, la del director del medio, el señor Escolar.

Alguna vez, confieso mi desliz, he escuchado con atención las derramas propagandísticas del señor Escolar en algunos medios/fines televisivos. Este hombre “público” no difunde, pregona. El gran sextario no aplaude, vitorea. No designa, unge. No critica, impone cruelmente la corona de espinas. De lavarse las manos, o la lengua, ni hablar. Sus invectivas rezuman revanchismo. Sus odios teledirigidos, pingan hasta empapar. La venganza y la represalia de sus ataques furibundos utilizan la “e” de a escolarizar y de la “e” de estudiante irremisiblemente suspenso. Un angelito el hombre.

A un periodista no se le puede exigir que transmita la verdad plena porque todo el mundo tiene familia y de algo hay que comer. La independencia de tribuletes, columnistas y otros redactores colisiona abruptamente con la objetividad periodística. El diario es no pasa del nivel de tebeo estilo “la bola”. Editorializa el que paga, por más que el autor de la opinión sea un  empleado del empresario. Sin embargo, si no puede dejar de mentir, al menos que evite ser descubierto en sus falsedades. Es el caso del articulista citado. Si llama la atención sobre la pérdida de votos del PP en Murcia, que eluda acompañar a sus palabras gráficos y estadísticas que desmienten sus palabras. Se necesita ser lelo y torpe.

Es lo que pone de manifiesto el digital de Losantos: “La crisis de Murcia incrementa la erosión del voto del PP”. Pues bien, y reproduzco textualmente: “el gráfico contradice totalmente al titular (…) pues según este gráfico, el PP incrementaría su porcentaje desde el 33,3% al 35,1%, en tanto pasaría de los actuales 137 escaños a entre 146-150”. Iridiscente, que diría Forges. Perlino, que califica servidor. Una perla de las que ahogan el mejor motor. Se necesita ser hincha para pasarse el rigor por el arco del triunfo de su entrepierna.

Aquello de Estados Unidos, segundo clasificado y Unión Soviética, penúltima, es cosa de niños en el mundo informativo de nuestros días. La realidad de que la URSS había ganado la carrera mientras los norteamericanos quedaban segundos, ha pasado a los anales del protoperiodismo. Hoy, la tecnología ha enterrado a los linotipistas. Lo de informarse para poder informar es una antigualla. La fidelidad a la verdad y a los intereses de la sociedad, una pamema demagógico-populista. El papel de control de poderes y de instituciones, una falacia exquisitamente dañina. Un mix de engaño, calumnia, hipocresía, chisme y chanchullo.

Aquí, si queremos compromiso social, acudan a Cáritas. En caso contrario, esperen que las ranas y los sapos de las empresas de comunicación críen pelos. Antes se camaleonizan. Como para creerse los telediarios que fabrica el partido del gobierno y, todavía menos, los noticiarios de Roures/Rollores o de Bacile/Vacile. Partía de fanáticos intransigentes. Hinchas de su propio bolsillo. Judas del Jesús de la Verdad. Hijos de la más miserable postverdad.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies