David de Miranda y Cayetano se llevan la tarde en Palos

0

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

(Texto: Javier García Baquero)

Plaza de Toros del Descubrimiento. Lleno de no hay billetes. Tarde de Buena temeperaura. Toros de Hermanos Domínguez Camacho de excelente presentación, nobles. Destacaron segundo, tercero, cuarto y quinto. El primero se rajó, el sexto soso. Aplaudidos en el arrastre el segundo y tercero.

Miguel Ángel Perera, de verde y oro, oreja y ovación.

Cayetano, de azul y oro, oreja y dos orejas.

David de Miranda, de blanco y oro, dos orejas y oreja

Una plaza llena no es noticia en Palos de la Frontera, los tres últimos carteles en esta plaza han puesto el no hay billetes. Una plaza que cumple diez temporadas, y que ha consolidado un tipo de afición y una forma muy palerma de ir a los toros, donde se pide un tipo de toro en guapo pero con hechuras de bravo e impresión de fiereza y eso es lo que mandaron los hermanos Domínguez Camacho desde Cumbres Mayores, una corrida en tipo del marqués, con formas de embestir y que tuvo seis toros con orejas para una tarde en que les faltó una porción de celo, son sobrada nobleza.

Perera abría cartel en una plaza donde toreó hace cinco años por última vez, una primera faena que se afligió pronto ante la exigencia del extremeño. derribar al montado y ser mal lidiado. Faena de torero en sazón. Al cuarto, con más disparo, el torero del trazo largo fue cuajándolo poco a paoco hasta domeñarlo por ambos pitoenes, El fallo a espadas le privó de tocar pelo

Cayetano vino a Palos a por el triunfo en esta temporada en que tendrá presencia en todas las plazas importantes, Ante el noble segundo mostró su disposición pero fue ante el segundo, de importante trapio, ante el que decidió apostarlo todo en faena muy de los Rivera, muletazos rodilla en tierra, cercanias para darle fiesta al toro serio y con finales exigentes. La estocada fue preludio de los dos trofeos que paseó el troero de dinastía en clamor de multitudes.

David de Miranda se llevó la tarde por su faena ante el tercero de la tarde. Desde el enfibrado y gustoso manejo del capote en recibo y quite, pasando por un lances de muleta por ambos pitones, pisando con naturalidad terrenos donde otros sufren. pero además poniéndose siempre para torear, concepto de mano baja, de muletazo hondo y de velocidad al ralenti. Si lo aderezamos todo con torería al entrar y salir de las suertes, se explica por que el de trigueros ilusiona como savia nueva y muy distinta en el escalafón de los toreros buenos. Al cierraplaza, sosote, le enjaretó faena con concepto de poder cuando el toro no querría líos, Mató con complicaciones a ambos oponentes pero el sabor del toreo de cante grande que dejo Moranda supone un aviso a navegantes, aquí hay uno que viene para quedarse, háganle sitio.y no se lo pierdan

Compartir.

Leave A Reply