¿Cómo detectar si tu hijo sufre acoso escolar?

0
María del Carmen Romero. Miembro del Grupo de Trabajo de Psicología Educativa del Colegio de Psicología de Andalucía Occidental.

María del Carmen Romero. Miembro del Grupo de Trabajo de Psicología Educativa del Colegio de Psicología de Andalucía Occidental.

Este martes día 2 de mayo se conmemora el Día Internacional contra el Acoso Escolar. La prevención y detección de estos casos es clave. ¿Cómo detectar si tu hijo sufre acoso escolar? Mª Carmen Romero, una profesional de la psicología de Huelva experta en esta materia nos ofrece algunas pautas y análisis del acoso escolar.

Lucas es un niño de 9 años que cursa 3º de Primaria. Desde que comenzó el curso, sus padres han notado como cada día su hijo se ha ido apagando poco a poco y sin saber por qué. Lucas no quiere ir al colegio, todas las mañanas se levantaba con dolor de cabeza y, en ocasiones, iba acompañado de vómitos. Sus padres se alertaron y lo llevaron al neurólogo, el cual descartó la existencia de cualquier patología. Fue derivado al psicólogo y allí Lucas hizo una descripción de su día a día escolar.

“No tengo amigos y en el recreo suelo estar solo, nadie quiere jugar conmigo. Pero prefiero eso a que estén todo el día metiéndose conmigo y gastándome bromas pesadas…todos se ríen de mí. Cuando no me doy cuenta, me faltan materiales de mi mochila. En una ocasión, hasta me desapareció un trabajo de ciencias sobre los animales vertebrados. Un día en el baño, me empujaron y, cuando caí al suelo, me escupieron.”

Si se le pregunta por qué no se lo comentó a sus padres, se encoge de hombros y responde “me da vergüenza, sólo se meten con los pringados y los raros…y yo no soy nada de eso”. Tampoco nota el respaldo de compañeros y profesorado ya que los primeros se ríen de lo que le pasa o nadie le defiende, y los segundos restan importancia a lo que él cuenta. “Son muy listos, no me insultan delante de los profesores, lo hacen sin que ellos se den cuenta…pero no lo entiendo, llevo así desde que entré en el colegio en Primero”.

Al llegar a casa, descarga su tensión con sus padres o llorando cuando no le ven. Cierra los ojos pensando que mañana será otro día y que no le volverá a ocurrir; pero a la mañana siguiente, todo sigue igual….

Este caso, muestra la realidad que sufren muchos niños y niñas en los centros escolares españoles. Las alarmas saltan cuando en los medios de comunicación se hacen eco tras culminar este calvario en suicidios e intentos autolíticos. Pero antes de llegar a ese trágico final; pasan por un auténtico martirio que los padres y madres ignoran, y del que algunos compañeros y profesorado son cómplices pasivos. Son muchas las dudas que surgen ¿Qué mecanismos fomentan dichas conductas? ¿Está la sociedad sensibilizada para actuar ante estos casos? ¿Están los centros educativos preparados para actuar en dicha materia? ¿Cómo los protege la ley?

El estudio Cisneros X pone de relieve que el acoso escolar afecta a 1 de cada 4 alumnos de entre 2º de Primaria y 2º de Bachillerato. Suelen existir más casos que afecten a niños que a niñas. A su vez, existe un carácter creciente del acoso y violencia según va disminuyendo la edad del niño. Es decir, es mayor en Primaria que en Secundaria.

En Andalucía, la Orden de 20 de junio de 2011 regula el protocolo de actuación en supuestos de Acoso Escolar. En la misma se define el Acoso Escolar como todo “maltrato psicológico, verbal o físico hacia un alumno o alumna producido por uno o más compañeros y compañeras de forma reiterada a lo largo de un tiempo determinado”.

El acoso escolar puede manifestarse de diversas formas: agresión verbal, exclusión y marginación social, vejaciones y humillaciones, agresión física directa o indirecta, intimidación, amenazas, chantaje, acoso a través de medios tecnológicos (ciberacoso), acoso sexual, o acoso contra la libertad-orientación sexual.

Las secuelas suelen ser severas y pasan por distimia, introversión social, somatizaciones, imagen negativa de sí mismos, baja autoestima, pesadillas, etc. Para salir de ahí, es necesaria la ayuda familiar y escolar junto con el apoyo psicológico.

Consciente de todo ello, el grupo de trabajo de Psicología Educativa de la Delegación de Huelva del Colegio Oficial de Psicología de Andalucía Occidental centra sus esfuerzos en estos momentos en un proyecto que tiene por objeto prevenir, detectar e intervenir en casos de acoso escolar en centros de Primaria de la provincia de Huelva. Formación al profesorado, a las AMPAS, y al alumnado como medida de prevención primaria; valoración de la situación actual en los centros, intervención en los casos detectados,… son algunas de las medidas que recoge dicho proyecto que pretende su puesta en marcha en el próximo curso escolar 2017-2018.

 

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies