Envejecimiento activo y seguridad vial en San Juan

0

El salón de actos del Centro Sociocultural Jesús Quintero ha acogido este viernes la conferencia ‘¡Mayores y activos!’ por parte de la Jefatura Provincial de Tráfico en Huelva. Su coordinadora en temas de educación vial, Alicia Devós Barragán, ha impartido una interesante charla-coloquio con un grupo de mayores asistentes poniendo de relieve la relación tan importante para ese colectivo como el envejecimiento activo y la seguridad vial.

El acto fue presentado por el concejal de Cultura y responsable de los mayores en el consistorio, Juan Martínez Toro, quien dio la bienvenida a la ponente y a los asistentes “agradezco el que hayáis acudido a esta convocatoria que os ofrecemos sobre educación vial y espero podamos disfrutar de todo lo que nos cuente la coordinadora de la Jefatura Provincial de Tráfico sobre este tema que siempre debemos tener en cuenta”.

Durante los últimos años se ha producido un aumento progresivo de la población mayor de 65 años. La autonomía y la independencia de las personas en sus desplazamientos como peatones y como conductores son componentes inseparables de la calidad de vida. Sin embargo, la movilidad de las personas mayores se ve dificultada por problemas de salud y por condiciones ambientales. Ambos aspectos constituyen barreras que limitan su autonomía y su independencia y disminuyen su seguridad vial.

Para la coordinadora, “las consecuencias de estas condiciones pueden cambiarse, pueden ser paliadas e incluso corregidas y eliminadas. El conocimiento de las estrategias que pueden utilizarse para afrontar las dificultades ambientales y las limitaciones funcionales es muy valioso” -dijo. Como explicó, las personas que tienen limitaciones o que experimentan dificultades son quienes mejor conocen la forma de adaptarse a ellas “sólo quien lo ha vivido es capaz de comprenderlo” -expresó.

También se ha tratado sobre los factores biológicos y envejecimiento. Se puso de manifiesto que las personas mayores suelen compensar sus defectos realizando una conducción mucho más prudente y controlada. No sobrepasan el límite de velocidad y cuentan con una gran experiencia al volante. En cuanto a la vista, la pérdida de visión paulatina reduce el campo visual y dificulta la percepción de objetos en movimiento, haciendo que los brillos y reflejos molesten más que antes. Sobre el oído, los tonos agudos y los sonidos de alta frecuencia se pueden volver imperceptibles y se hace más difícil localizar de dónde provienen. Y en relación al aparato locomotor, existe un deterioro de los músculos y las articulaciones que se vuelven más rígidas e impiden realizar movimientos bruscos para reaccionar ante situaciones imprevistas.

Compartir.

Leave A Reply