Ayuntamiento y Mesa de la Ría presentan alegaciones a Fertiberia

0

Foto RP alegacionesEl portavoz del equipo de Gobierno municipal, Manuel Gómez Márquez, ha anunciado este miércoles en rueda de prensa que el Ayuntamiento de Huelva ha elevado al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente “unas alegaciones muy críticas con el proyecto de Fertiberia para la clausura de las balsas de fosfoyeso”. Una solución “claramente insuficiente -ha subrayado el edil- para responder al mandato judicial de regeneración de la zona; y que además incumple la legislación vigente en muchos aspectos; adolece de un análisis de riesgos para la población y el medio circundante, así como de una adecuada valoración de alternativas posibles”.

Tras “un mes de intenso trabajo” en el que los técnicos municipales han trabajado en coordinación con la Consejería de Medio Ambiente para analizar el proyecto de la empresa, el Ayuntamiento ha presentado unas alegaciones que incorporan las primeras conclusiones del Comité de Expertos de la Mesa de los Fosfoyesos. En este escrito firmado por el alcalde de la capital, Gabriel Cruz, se insta a Fertiberia a completar la documentación y estudios presentados y, una vez resuelto este requerimiento, someter nuevamente el expediente a informe de las administraciones, así como a un nuevo periodo de información pública.

Y es que, como ha señalado Gómez Márquez, el estudio de impacto ambiental carece de la documentación mínima exigida por la Ley 21/2013 para evaluar  posibles efectos significativos del proyecto sobre el medio ambiente.

Respecto a la incompatibilidad urbanística, “el proyecto -ha proseguido el portavoz- establece un mero tapado y revegetación del espacio público ocupado, incumpliendo la sentencia contra Fertiberia que la obliga a la regeneración del espacio. No puede entenderse que la clausura de un vertido industrial-residuo contaminante suponga una regeneración como la que marca el PGOU de 1999, que destina este espacio una vez regenerado a usos dotacionales recreativos, espacios libres y de infraestructura viaria”.

“El proyecto tampoco incluye la evaluación de riesgos sísmicos y de inundaciones. En una actuación de este tipo, y más en una zona tan vulnerable como ésta, es necesario efectuar un análisis de riesgos naturales trasladado a una cartografía para contemplar las necesarias medidas preventivas. En este sentido -ha explicado el concejal- creemos fundamental incluir en este estudio las conclusiones del Comité de Expertos en materias como la geodinámica, la estabilidad geotécnica y las aguas”. Según apunta el concejal, “la escollera que se tiene prevista no es suficiente para proteger de riesgos de tsunamis”.

El expediente, adolece, asimismo, de “un análisis de la inundabilidad de los terrenos en relación con barrios limítrofes como Pérez Cubillas, Marismas del Polvorín y los polígonos industriales cercanos”.

El Consistorio también reprueba el documento de impacto en la salud que incorpora este estudio, “de un rigor más que discutible, pues carece de análisis y no está suscrito por ningún experto en la materia. El propio documento reconoce no entrar en la valoración de las incidencias negativas del proyecto”.

Tampoco se incluyen en el estudio los impactos y afecciones del proyecto sobre la Red Natura 2000 y sobre el espacio protegido de la ribera de La Nicoba, calificadas dentro de estas marismas como Riberas Forestales de Interés Ambiental.

En definitiva, como ha recalcado Gómez Márquez, “ya anunciamos que desde el Ayuntamiento estaríamos presentes en todos los procesos que atañen a la recuperación de estas marismas, una aspiración prioritaria para Huelva, por lo que hemos presentado estas alegaciones para actuar contra un proyecto que, a todas luces, no es la solución idónea para regenerar esta zona”.

MESA DE LA RÍA

 

Mesa de la Ría alegaciones FertiberiaPor su parte, Mesa de la Ría también ha anunciado en la mañana de este miércoles la presentación ante el Ministerio de Medio Ambiente de su documento de alegaciones, un documento que, asegura la formación en un comunicado de prensa, “marcará un antes y un después en la problemática relacionada con las balsas de fosfoyesos de Huelva”.

En este sentido, la organización considera que “la contundencia de las alegaciones presentadas hacen que resulte inviable que el proyecto pudiera continuar adelante con su tramitación en vía administrativa. A partir de ahora, solo cabe esperar la resolución desestimatoria de la Declaración de Impacto Ambiental y como consecuencia de ello, que la Audiencia Nacional inste a Fertiberia a presentar un proyecto de restauración alternativo que recupere la marisma que cumpla con la disparidad de normativas de rango legal que el presentado hasta hoy vulnera flagrantemente.

El proyecto de Fertiberia incumple la Ley de Costas en la medida en que no prevé la incidencia de los efectos del cambio climático sobre las balsas de fosfoyesos (artículo 44.2 Ley de Costas) y tampoco resulta compatible con los instrumentos de planeamiento de la ciudad de Huelva (artículo 44.1 Ley de Costas), tal y como se constató en el informe de incompatibilidad urbanística emitido por el Ayuntamiento y que obra en poder de la Audiencia Nacional”.

Además, Mesa de la Ría aporta en su escrito los diversos estudios realizados por técnicos de la Universidad de Huelva en relación a la inestabilidad morfodinámica de la zona 2 (la de mayor altura del apilamiento), de la afección a la salud por lixiviados y emisiones a la atmósfera de la zona 3, de la no inclusión de medidas correctoras y restauradoras en la zona 4 (que la Junta de Andalucía considera como “no restaurada”), de la afección de riesgos sísmicos y de tsunamis no contemplados adecuadamente en el proyecto, etc.

Por otro lado, se ponen de manifiesto los múltiples incumplimientos en las normas y códigos técnicos de edificación en obras marítimas (ROM), la ilegalidad del vertido por sentencia judicial, el escaso rigor técnico del proyecto en determinados aspectos y la vulneración de la Directiva 2000/60/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, por la que se establece un marco comunitario de actuación en el ámbito de la política de aguas ya que el proyecto certifica la contaminación de aguas, motivo por el que ha de ser denegado.

Asimismo, se informa de la posible comisión de un delito contra la ordenación del territorio, al establecerse mediante un simple “proyecto constructivo” una restricción de usos del suelo (al margen de cualquier instrumento de planificación territorial y urbanística) en una zona de dominio público y por tanto inalienable, imprescriptible e inembargable según nuestra Constitución.

En definitiva, son hasta 47 las alegaciones presentadas, las cuales se encuentra a libre disposición y consulta por la ciudadanía en la web de Mesa de la Ría, con las que la organización espera que el Ministerio “ponga fin al despropósito que supone intentar tapar con una capita de tierra el mayor desastre medioambiental de este país y posiblemente de Europa”.

 

Compartir.

Leave A Reply