Cartaya insta a la Diputación a que no reclame la subvención del pabellón

0

250517 PLENO 01El pleno del Ayuntamiento de Cartaya ha aprobado en el pleno celebrado este jueves en el Consistorio una moción del equipo de Gobierno municipal en la que insta a la Diputación Provincial de Huelva a que no reclame al Ayuntamiento de Cartaya la subvención de 666.000 euros que en 2011 concedió al Consistorio para la finalización de las obras del pabellón de congresos y exposiciones, justo dos años después de que se paralizaran dichas obras, y de que incluso se indemnizara al constructor que las había iniciado, con 1,3 millones de euros.

Según destacó el alcalde, Juan Miguel Polo, el Ayuntamiento se basa en criterios jurídicos que demuestran que dicha subvención, que se concedió en febrero de 2011, tres meses antes de las elecciones municipales de ese año, “no tenía justificación alguna, puesto que ya se había abandonado el proyecto hacía dos años, además, se incumplía uno de los preceptos que exigía el convenio entre las dos instituciones, según el cual, era necesaria una licitación pública previa, hecho que tampoco se produjo”.

Según Polo, “al hecho de que la subvención se concedió de forma totalmente injustificada, hay que unir el que no se destinó al fin para el que fue otorgada, puesto que ni un solo euro de aquel dinero se empleó en retomar las obras del pabellón, como sabe todo el pueblo de Cartaya, y como demuestra el hecho de que no hay una sola factura en el ayuntamiento que así lo demuestre, ya que el dinero se empleó en el pago de nóminas y acreedores municipales”.

El alcalde aseguró que “si ese dinero vino al Ayuntamiento de Cartaya porque varios meses antes de las elecciones así lo creyó oportuno la Diputación Provincial, me parece muy bien, pero lo que no es de recibo es que ahora lo tengan que pagar los cartayeros, porque la subvención se concedió por obra y gracia de la Corporación Provincial, se le dio un uso indebido y encima no se justificó”.

Añadió Polo que, además, “fue la propia Diputación la que incumplió primero el convenio, concediéndola para retomar unas obras que llevaban dos años paradas, sin licitación previa de las mismas, como exigía el convenio suscrito con el Ayuntamiento, y posteriormente, tampoco comprobó el uso que se le dio el dinero, como también era su obligación”.

Por todo ello, señaló, “tenemos argumentos jurídicos más que consistentes para exigir que no se le reclame a los ciudadanos de Cartaya el pago, y encima con intereses, de lo que entonces se concedió sin justificación, y además se empleó en fines distintos de aquellos en base a los cuales se concedió, sin exigir en ningún momento las justificaciones de gasto que se exigen este tipo de subvenciones”. Con estos mismos argumentos bajo el brazo, “y con el aval y el apoyo de las firmas de numerosos cartayeros”, aseguró el portavoz del Equipo de Gobierno, Gabriel Maestre, “vamos a seguir negociando con la Diputación el que no exija a los ciudadanos que paguen la nefasta gestión que en su día se hizo de un pabellón de siete millones de euros que se comenzó a hacer sin financiación y que se ha convertido en el mejor ejemplo del despilfarro de dinero público en toda la costa de Huelva”.

Además, en la moción, que fue aprobada con los votos favorables del Equipo de Gobierno (ICAR, PP y PA) y la abstención de PSOE e IU, se recoge también la creación de una Comisión de Investigación para aclarar el uso y destino de la citada subvención.

Informe económico del primer trimestre

Por lo demás, el Equipo de Gobierno dio conocimiento al pleno del informe de la intervención municipal sobre el seguimiento del plan de ajuste en el primer trimestre del año. Este señala, como explicó la concejala de Economía, María del Carmen García, que “las cuentas del Consistorio presentan remanente de tesorería positivo, que cifra en 2,6 millones de euros, y cumple con el objetivo de estabilidad presupuestaria”, y establece además que “con respecto al periodo medio de pago a proveedores, este se sitúa en términos consolidados en días, en una media de 8,34 días, siendo esta cifra inferior en 21,66 días al establecido en la Ley Orgánica 2/2012, de 27 de abril, y al del Plan de Ajuste, que se sitúa en 30 días”.

El alcalde destacó que “la situación económica actual del Ayuntamiento era impensable cuando en 2011 accedimos a la alcaldía. Entonces había facturas impagadas en este Consistorio que se debían desde hacía seis años, por no hablar de las deudas pendientes. Seis años después hemos conseguido revertir esta situación y estamos haciendo frente a los pagos y deudas con solvencia, y siempre dentro del marco de un plan de ajuste que estamos cumpliendo con seriedad y responsabilidad, de manera que así nos lo reconoce el propio Gobierno central que, al cumplir con los indicadores económicos que establece, nos encuadra con el conjunto de ayuntamientos que pueden acceder a una serie de beneficios debido a la buena gestión económica realizada”.

Además, en el transcurso del pleno, el alcalde anunció, en respuesta a las preguntas de la Oposición, que “estamos trabajando en un ambicioso plan que queremos esté ejecutado a principios de 2019, y que comprende la reparación de los caminos rurales del municipio, además de recoger también la limpieza de cunetas, y todo lo relacionado con la mejora de la amplia red de caminos con que cuenta Cartaya, que ya encontramos en muy mal estado y que hemos ido mejorando poco a poco en una primera fase, pero que queremos abordar con profundidad a partir de este plan de actuación más ambicioso que estamos ultimando”.

Por lo demás, el pleno dio luz verde al Plan de Emergencia por Incendios Forestales en el Término Municipal de Cartaya, y al convenio entre el Ayuntamiento y el Servicio Provincial de Recaudación y Gestión Tributaria de la Diputación Provincial de Huelva para que este servicio se traslade próximamente a uno de los locales ubicados en el edificio municipal del Mercado de Abastos. Este hecho “contribuirá a dar vida al mercado, porque implica una mayor afluencia de público al mismo”, un aspecto resaltado por el Equipo de Gobierno, y con el que además coincidieron los portavoces de los grupos municipales de la Oposición.

Finalmente, señalar que el pleno también acordó, con el voto favorable del Equipo de Gobierno (ICAR, PP y PA), el voto en contra del grupo municipal socialista y la abstención de IU, una moción de la alcaldía sobre la periodicidad de las sesiones plenarias, que establece que estas se celebrarán los últimos martes de cada mes impar, según resaltó el alcalde, “para evitar que coincidan con fiestas locales, como se daba en muchos casos al celebrarse los viernes”.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies