Los rocieros de Ayamonte y Cartaya, al encuentro con la Blanca Paloma

0

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las Hermandad del Rocío de Ayamonte se encuentra ya en camino para participar en la romería en honor de la Reina de las Marismas, que se celebrará el próximo fin de semana en la aldea almonteña.

Como cada año, la hermandad ayamontina ha sido la primera de la provincia en iniciar un camino que comenzaba a primera hora de la mañana de este lunes con la tradicional misa de romeros, que se ha celebrado en la Capilla del Socorro, y que ha sido oficiada por el Padre Felipe Ortiz, pregonero de la Hermandad en este año. En la eucaristía han participado el alcalde y otros miembros de su equipo de gobierno, así como otras autoridades civiles y militares de la localidad, y numerosas personas que quisieron acompañar al Simpecado de la Hermandad en el inicio de su peregrinación.

Al término de la misa, la carreta del Simpecado, acompañada por una amplia comitiva romera, recorrió las principales calles de la ciudad, deteniéndose a su paso por el Templo de San Francisco y visitando el Ayuntamiento, la iglesia parroquial de Las Angustias, donde se encuentra la Patrona; el mercado de abastos, la Ayudantía Militar de Marina, la iglesia de San Vicente de Paúl y el cuartel de la Guardia Civil, donde entregaron un ramo de flores para la Patrona de la Benemérita, la Virgen del Pilar, ante la que se rezó el Ángelus antes de emprender su camino.

La Hermana Mayor de la Hermandad, Ana del Carmen de los Ángeles Salgado, se ha mostrado en todo momento ilusionada ante el inicio del camino de la Hermandad hasta El Rocío donde este año disfrutará de una romería sin duda especial. También el presidente de los rocieros ayamontinos, José Manuel Rodríguez, se ha mostrado feliz, y ha invitado a todos los ciudadanos a acompañarlos en su peregrinación y a visitar la Casa de Hermandad, en la aldea.

Cabe señalar que el primer edil local acompaña a los peregrinos en este primer día de camino. La Hermandad del Rocío de Ayamonte, que  llegará a la aldea almonteña en la tarde del próximo jueves, tras su paso por las arenas, peregrina con la Hermandad de Cartaya, a la que se unía al mediodía y con la que hacía una salida histórica en su primer camino como hermandad reconocida por la Matriz, ya que a los simpecados ayamontino y cartayero también se unió el de la Hermandad de Isla Cristina.

CARTAYA

Cartaya hizo realidad en la tarde del lunes un sueño, el de un grupo de personas que después de muchos años de fe y de esfuerzo, vieron, con lágrimas en los ojos, como un pueblo entero salía a la calle para acompañar, desde una honda y profunda emoción, a la nueva Hermandad filial del Rocío, en la salida de su primer camino como tal hacia la aldea almonteña. También para recibir con la mirada nublada a esa esperada y trabajada carreta, que tantas veces tantos rocieros cartayeros habían soñado y que por primera vez vieron aparecer ayer por la Plaza Redonda ya hecha realidad. De ahí que la acogieran con lágrimas en los ojos y un aplauso intenso, de esos en los que están los que están e incluso los que un día estuvieron luchando por conseguirlo. Para ellos tuvo palabras muy emotivas la presidenta de la Hermandad, Consolación Palacios, y el cura párroco de la localidad, Manuel Domínguez Lepe, cuando sobre las cinco y media bendijo la nueva carreta que dijo “llevará la fe y la devoción de un pueblo entero ante la Virgen”.

Y a esas primeras lágrimas le siguieron las del “nuevo” carretero de la flamante hermandad filial, el mismo que año tras año llegaba a Cartaya tal día como el de ayer conduciendo la carreta y el Simpecado de Isla Cristina, y que ayer rompió a llorar como un niño cuando por primera vez recibía el encargo, esta vez de la hermana mayor de la hermandad cartayera, cargo que en el día de ayer ocupaba su esposa y que, con la voz entrecortada le pedía desde el alma: ¡Cariño, llévala por primera vez ante la Blanca Paloma!.

Y así arrancó una tarde de emociones que los rocieros cartayeros fueron trasladando a distintos puntos del municipio y que hicieron de la jornada una auténtica tarde festiva en la localidad . Desde la Plaza Redonda, hasta la barriada de La Parada, junto al monolito honor a la Virgen del Rocío, donde, arropados por numerosos/as cartayeros/as, esperaron a las hermandades de Isla Cristina, y de Ayamonte, la hermandad madrina que siempre le dio cobijo a los rocieros cartayeros para hacer el camino. Y precisamente “porque siempre nos han acogido con los brazos abiertos”, la hermandad cartayera quiso hacerles un pequeño reconocimiento de la mano del grupo local ‘Entre pinos y marismas’ que le dedicó unas sevillanas a toda la comitiva rociera.

Y de la mano, con una imagen histórica, caminaron las tres hermandades y sus tres simpecados desde La Parada hasta la Plaza Redonda, donde fueron recibidos por todo lo alto con pétalos, aplausos, vítores y una salve de cohetes, porque, como el propio alcalde destacó a las puertas del Ayuntamiento, “Cartaya se ha echado a la calle para trasladaros a todos los rocieros cartayeros y de los pueblos vecinos, todo su cariño y sus mejores deseos para el camino que ahora iniciáis”. La Parroquia del Apóstol San Pedro fue la primera parada de los tres simpecados, de las tres hermandades, momento que decenas de móviles intentaban inmortalizar, conocedores sus propietarios de la trascendencia histórica del momento.

Llegarían luego la ofrenda a la Patrona de Cartaya, Ntra. Sra. del Rosario, y el desfile por la Plaza Redonda hasta la fachada engalanada del Edificio Consistorial, donde tendría lugar el acto institucional de despedida, y donde esperaban a las hermandades, sus juntas directivas y a todos los rocieros cartayeros, ayamontinos e Isleños una amplia representación de la Corporación Municipal, con el alcalde, Juan Miguel Polo, y su Equipo de Gobierno, a la cabeza.

La interpretación que de la Salve Rociera realizó la Banda del Ateneo Musical cartayero arrancó el aplauso unánime del numeroso público que se dio cita en la Plaza Redonda, y puso el broche de oro a la celebración en la Plaza Redonda, una celebración que en este punto que dejó imágenes históricas, con las tres hermandades de la costa occidental de Huelva caminando de la mano hacia la Blanca Paloma.

Cerró la intensa tarde de emociones la ofrenda que la Hermandad de San Isidro realizó a los tres simpecados, en el monumento de San Isidro, en un lugar emblemático para los romeros cartayeros, en la rotonda de salida de la barriada de La Pila. Desde allí las tres hermandades partieron ya en dirección a la aldea almonteña.

La hermandad isleña pernoctó en los terrenos situados en el Complejo Deportivo de la localidad, y las de Ayamonte y Cartaya, que este año camina con su hermandad madrina por última vez, lo hicieron en la Pradera de San Isidro, después de que durante toda la jornada los operarios municipales se encargaran de acondicionar el que durante este fin de semana ha sido el escenario de la romería de la localidad, y que ha sido también escenario del primer rosario del camino de la hermandad filial cartayera.

Se cerró así un día que quedará para la historia como el día en el que Cartaya empezó “a caminar sola hacia la Virgen del Rocío, llevando en su carreta la fe y la devoción de todo un pueblo”.

 

 

 

 

 

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies