La Junta rechaza la necesidad de un plan de extracciones en el Condado

0

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía ha rechazo la necesidad de la redacción de un plan de extracciones en la comarca del Condado de Huelva al encontrarse la masa de agua subterránea en “buen estado cuantitativo” y manifestarse una tendencia de “recuperación” del acuífero, sin existir peligro de sobreexplotación.

Así lo señala el consejero del ramo, José Fiscal, en una respuesta parlamentaria, consultada por Europa Press, al Grupo de Podemos, que cuestionaba a la Junta por el grado de cumplimiento de las recomendaciones de la Misión Ramsar relativas al Plan Especial de Ordenación de las Zonas de Regadío ubicadas al norte de la corona forestal de Doñana.

A este respecto, la administración regional señala al plan como principal medida adoptada para luchar contra la problemática de las extracciones ilegales, calificándolo de “fruto del trabajo realizado por esta Consejería durante varios años” en el que se ha alcanzado un “amplio consenso” que abarca a las distintas administraciones implicadas en el ámbito de Doñana y todos los demás actores del territorio.

Con una vigencia indefinida y un horizonte temporal a efectos del logro de los objetivos definidos de 15 años, el plan establece inicialmente, para puesta en regadío, una superficie máxima de 9.340 hectáreas, con las condiciones actuales de disponibilidad del recurso y con la garantía de no afección a los ecosistemas de Doñana.

Respecto al traslado de fincas hasta zonas menos sensibles, mediante análisis y estudio conjunto entre las Consejerías de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio y Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, se está trabajando en la búsqueda de soluciones, en base a lo establecido por el plan.

Éste dedica la totalidad de su título cuarto al sistema de conectividad ecológica, por lo que la Consejería ha puesto en marcha un conjunto de actuaciones dirigidas a realizar un diagnóstico del sistema, que permita programar de manera adecuada las intervenciones a realizar, desde mejorar la funcionalidad de los corredores o resolver puntos negros de atropellos de fauna, a abordar una restauración experimental de un corredor ecológico que se ubique en un área de interés de conectividad preferente y que permita la conexión entre áreas bien conservadas.

Esta primera fase de actuaciones cuenta con un presupuesto de 360.000 euros, programado para las anualidades de 2016 a 2018.

Compartir.

Leave A Reply