La afición de Huelva rinde un sentido homenaje a Iván Fandiño

0

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Desde niños a mayores pasando por profesionales y aficionados. La ciudad y la afición de Huelva se congregaron en el ruedo de la Plaza de Toros La Merced para compartir una oración en memoria de Iván Fandiño. Fue un acto sencillo e íntimo. Cargado de respeto y de cariño. También de dolor, es evidente, pero, sobre todo, de mucho orgullo. “Orgullo por poder presumir de contar a Iván Fandiño como uno de los nuestros por tantas veces como nos acompañó y orgullo por el toreo todo. Por su gente, por sus héroes: por los toreros”.

Decenas de aficionados atendieron a la llamada y brindaron desde Huelva un homenaje al torero vasco salpicado de momentos de mucha emoción. No se escaparon las lágrimas, incluso. De rabia, la mayoría. El acto, organizado con la colaboración de la Hermandad del Prendimiento, estuvo presidido por una fotografía del propio diestro junto a otra del titular de la citada cofradía, gestora como es de la capilla del coso de la Vega Larga. Y fuel el capellán de la hermandad, Manuel Salazar, quien ofició la ceremonia siempre envuelta en la misma sencillez que caracterizó a Iván en su forma de ser. Hubo tiempo para destacar sus virtudes, sobre todo, como hombre y las ocasiones en que participó activamente de la promoción de la Tauromaquia que desarrolla desde hace años la empresa de La Merced a través de su Aula Joven.

Entre los asistentes, el ganadero José Luis Pereda, íntimo amigo de Iván Fandiño, así como numerosos profesionales, entre ellos, Fernando Cuadri, Luis Cochicho, Andrés Romero, David de Miranda, Emilio Silvera padre e hijo, Francisco Barroso, Alejandro Conquero, Manolo Contreras o Pedro Muriel entre muchos otros. Incluso, y a título personal, el alcalde de Huelva, Gabriel Cruz. Sobre el ruedo de la Plaza de Toros La Merced queda ya un ramo de flores muy cerca del mismo lugar donde Fandiño estuvo aquí por última vez, el pasado 13 de mayo, como un espectador más de la Clase Práctica a beneficio del Banco de Alimentos de Huelva. El acto terminó con dos gritos de “viva el toreo” y “vivan los toreros”, espontáneos y anónimos, salidos de entre el público asistente, y con una cerrada y larga ovación de la afición onubense a Iván Fandiño, tal y como a él le hubiera gustado.

Compartir.

Leave A Reply