De las frases de amor a la demanda de divorcio

0

Que la economía muestra signos de recuperación parece que nadie lo pone en duda. Sin embargo, existe un perjudicado en este avance económico: las relaciones matrimoniales. Según los datos publicados por el Consejo General del Poder Judicial, el número de demandas de separación y divorcio ha aumentado un 4,8 por ciento en el primer trimestre de 2017.

Así, de los versos de amor a la que se considera la media naranja, cada vez más parejas en España se dedican versos cortos de petición de demanda de separación. En general, parece que hay un incremento en las demandas de divorcios año a año y se olvida rápido esa primera fase de enamoramiento y noviazgo; esas primeras citas que nunca querías que acabaran y ese intercambio de mensajes románticos y frases de amor. Hay quien sigue buscando versos de amor, como los que puedes encontrar en esta recopilación de versos de amor para enamorar, pero, sin duda, parece que estas búsquedas se limitan a la primera fase de la relación.

Así pues, ¿a qué se debe este incremento? ¿Dónde quedan esas frases románticas de los primeros días de una relación? ¿Dónde quedó el amor?

Según los sociólogos, la actual coyuntura económica y social contribuye a que se haya alcanzado el número de 31.694 demandas de disolución matrimonial -que incluyen, según explica el escrito del Consejo General del Poder Judicial, la demanda de separación y los procesos de divorcio-. En todas las modalidades se ha registrado un incremento de las demandas, reitera el organismo.

Durante los años de la crisis, explican los sociólogos, la pareja vivía en crisis, valga la redundancia. Pero entendía que por el bien de los hijos -su estabilidad emocional ante una merma drástica de los ingresos de los padres-, valía la pena mantener la relación con el cónyuge.

Divorciarse, entonces, suponía exponerse a no ser capaz de hacer frente a la manutención de los hijos, y la consiguiente pérdida de la patria potestad, explica el procurador en Córdoba que nos ha atendido. En esos años, la solicitud de asesoramiento sobre los trámites para un divorcio se focalizaba en parejas sin hijos con al menos uno de los contendientes empleado.

Ahora que el desempleo sigue en caída y encontrar un trabajo que permita una continuidad económica es más asequible para el ciudadano, este comienza a plantearse más seriamente acudir a los abogados para poner fin a la relación.

Este hecho se desencadena sobre todo en el momento en el que uno de los progenitores percibe que sus hijos pueden ser víctimas del síndrome de alienación parental, explican desde un bufete de abogados especializados en divorcios en madrid.

Los psicólogos infantiles definen el SAP o Síndrome de alienación parental como el conjunto de síntomas que muestran los niños en su relación con uno de sus progenitores por inducción subconsciente del otro progenitor. Mediante estas estrategias de inoculación de una visión o una actitud negativa hacia el otro, el impulsor manipula la conciencia del niño.

Este tipo de situaciones traumáticas para los menores son cada vez más habituales, como relatan desde Rojí Abogados, despacho de abogados sito en Málaga y que ejerce como abogados en Málaga especialistas en esta rama del Derecho. El efecto negativo en la relación entre padres e hijos puede no recuperarse nunca o quedar marcada para siempre, insisten.

Aumentan los divorcios contenciosos

Junto a este cambio en las tendencias de las relaciones matrimoniales, el informe del Consejo General del Poder Judicial pone de manifiesto el aumento de los divorcios y separaciones contenciosas.

Más concretamente, los divorcios que se han registrado sin acuerdo entre las partes contendientes suponen un 8,4% más de las ejecutadas en el ejercicio anterior, pasando así de 11.669 a 12.679. Por su parte, los divorcios consensuados aumentaron únicamente un 2,6 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior.

En relación a las separaciones -figura jurídica sustancialmente diferente al divorcio- también se ha anotado un aumento mayoritario de las demandas no consensuadas que se  han resuelto en los juzgados (2,7 por ciento).

Los expertos en Derecho remarcan los cambios de jurisprudencia respecto a los derechos de ambos progenitores como una de las causas principales de estos datos de disoluciones mediante litigio. Tradicionalmente, antes un divorcio o una separación con hijos de por medio, el juez dictaba a favor de la madre, estableciendo un régimen compartido con el padre en el mejor de los casos, o un régimen de visitas, lo más habitual.

Sin embargo, en los últimos años, la jurisprudencia ha virado sus sentencias más hacia el régimen de custodia compartida, por lo que muchos padres se han aferrado a esta igualdad de derechos, no siempre compartida por el otro progenitor, derivando en consecuencia en una disolución del matrimonio en los juzgados sin acuerdos previos.

Castilla y León, la comunidad con menos demandas de separación y divorcio

A nivel de regiones, las comunidades autónomas con más solicitudes de disolución de cualquier vínculo matrimonial han sido Cantabria, Cataluña y Comunidad Valenciana. Su tasa de divorcios y separaciones alcanza el 0,8 por cada mil habitantes.

A estas regiones, les siguen a la zaga Andalucía, Asturias, Baleares y Castilla-La Mancha, con un 0,7%, que coincide, a su vez, con la media nacional.

Sin embargo, en Castilla y León es la región española con menor índice de disolución del matrimonio, con un 0,5 por cada mil habitantes, según el informe del organismo judicial.

Los expertos en demografía matizan esto datos y apuntan a dos factores sociodemográficos como causantes de esta singularidad en el territorio castellanoleonés. Por un lado, la escasa demografía de la región: en toda Castilla y León hay apenas 2 millones de habitantes, concentrándose mayoritariamente en las grandes ciudades -salvo casos excepcionales, la región  carece de municipios de más de 20.000 habitantes que no sean capitales de provincia-.

Por otro, el elevado envejecimiento de la población y su cultura tradicional lleva a numerosas parejas a no romper el vínculo familiar a pesar de vivir en situaciones de mala convivencia.

 

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies