DESDE MI CABINA: Pavón pide apoyo para Casquero

0

El rey ha muerto, viva el rey, o el rey ha muerto, larga vida al rey… Eran frases que se exclamaban en las monarquías europeas desde el siglo XV hasta el XX. Pues no queda más que decir lo mismo, aun sabiendo porque ha sido destronado Pavón. Porque cierto es que poca solución habría contado los motivos, así pues, sólo decir que el ex entrenador del Recre se va con la cabeza alta, sin cobrar durante 24 meses y dejando al equipo en Segunda B.

Y lo hizo en las peores condiciones posibles, saltando por encima de impagos de jugadores, de terrenos de entrenamientos no muy acordes y una huelga de empleados que dividió, no en dos, sino en cuatro bandos al colectivo. Aún así, Pavón obró el milagro de la salvación.

Los poquitos que viajamos con el Recre a nivel informativo, hemos podido ver a Pavón sufriendo en la grada y, como los aficionados rivales le increpaba para no dejarle dar instrucciones. Así durante tres largos meses corriendo por la grada de un lado a otro, mientras esperaba sentado en el umbral de la impaciencia, como la propiedad del Decano no era capaz de encontrar 30.000 euros para liquidar a Ceballos.

Se va un buen tipo, pero deja las puertas abiertas con independencia de quien tenga la llave en la mano. Porque al final manda la afición, y si lo vuelven a pedir, igual le vemos de nuevo, este año, el que viene o al siguiente. ¿Cuantas promesas incumplidas se lleva Pavón guardadas en el baúl de su elegancia? Porque lejos de hacer pupa, el hombre ya comienza a prestar el apoyo al nuevo entrenador, Javi Casquero. No podía ser de otra manera la de despedirse, sino pidiendo el apoyo al nuevo entrenador. Los caballeros son así.

Y llega el nuevo rey. Es Casquero nuestro entrenador. Con él hasta la muerte mientras demuestre que trabaja, se ocupa y preocupa.

Le deseo a Javi Casquero suerte. Pero esa suerte no llegará si trabaja en las misma condiciones que ha trabajado Pavón: siete chavales de Huelva en la titularidad porque no había otros, desde el minuto uno de la temporada la gente sin cobrar, una huelga de empleados, los campos de entrenamientos que estaban como estaban y el debate de Hacienda que parecía y parece eternizarse.

Desde hoy Pavón es una bella historia y desde hoy tenemos que enarbolar la bandera de Casquero. Espero que el hombre más que pedir jugadores, haya pedido como dice la ley y el sentido común, que a la gente hay que pagarles los días uno de cada mes.

Si esta situación es igual que la de años anteriores, nada habremos avanzado.

Compartir.

Leave A Reply