Cómo equipar el hogar para el nuevo curso

0

El de septiembre es un mes con muchos gastos y, unido al desembolso que han hecho las familias para las vacaciones de verano, supone toda una montaña que trepar. Muchas, de hecho, piden pequeños créditos para poder afrontar todo lo que se avecina.

Para saldarlo con éxito, la primera clave es planificar bien. Hay que revisar qué se tiene y considerar hacerse con, en exclusiva, lo que haría falta para el nuevo curso, centrándose en lo más urgente. Una vez hecha la lista, conviene comparar productos y precios en más de una tienda física, o bien en Internet.

Enseres básicos

Entre las tiendas online con artículos a bajos precios está Regalarhogar. Entre otras cosas, se pueden comprar sábanas baratas, a precios reducidos, un amplio catálogo que incluye juegos a poco más de 12 euros. En lo que respecta a ropa de cama, también se pueden encontrar colchas, edredones y sacos nórdicos, fundas, cojines, mantas y otros complementos textiles.

Se trata, en realidad, de un gran almacén online de artículos para el hogar, donde también se venden fundas para el sofá, cortinas, enseres de cocina, maletas, alfombras y artículos para el bebé. La devolución es gratis, y los envíos tampoco tienen coste adicional si el importe total supera los 55 euros.

Nuevos aires con la decoración acorde

Elegir los enseres básicos con diseños acordes ya aportará al hogar un aire renovado. Hay ropa de cama o fundas de sofá que, a precios muy económicos, consiguen cambiar por completo la estética de la estancia. Basta con detenerse a pensar y adquirir los artículos de forma inteligente.

Los textiles, de hecho, tienen un protagonismo indiscutible en muchas de las tendencias de decoración actuales. Sucede así con el colonial, que se vale de toques étnicos tanto en sus piezas antiguas restauradas como en alfombras o cojines.

Lo artesanal también se está revalorizando. La revista especializada El Mueble señala la vuelta del crochet, el tricot o el punto, en elementos como colgadores para macetas suspendidas. Aportan mucha calidez al hogar, además de un toque muy personal si se opta por el DIY (“do it yourself”, “hazlo tú mismo”).

Aprovechando viejos artículos

Hay muebles que, además de sumar a la imagen del salón o del dormitorio, son necesarios para el día a día de quienes habitan la casa. Tienen, por lo tanto, funcionalidad y estética y, si se opta por las opciones eco-friendly, también cumplen con principios de sostenibilidad ambiental y ahorro económico.

La Bioguía, por ejemplo, aglutina ideas para transformar aquello que va a terminar en el basurero en el centro de la habitación. Sucede así con la mesa baja hecha con cajones de fruta para el salón, en la que quedan unidas cuatro cajas en horizontal para componer una mesita que, a su vez, puede almacenar artículos en la parte baja, en los huecos de los cajones.

Más sencillo aún de componer es el somier con palets, o convertir en una vieja escalera en una biblioteca. Su espacio entre peldaños quedarían convertidos en baldas para recrear un rincón de lectura rústico y eco.

Con cajones de fruta también se puede hacer una cómoda abierta en la que almacenar ropa y zapatos. Y con una maleta vieja abierta, con cuatro patas colocadas en uno de sus lados, rellenada con cojines y tapizado, se puede hacer una original silla.

La Bioguía también propone un puff de botellas o neumáticos, un taburete hecho con revistas viejas apiladas, una mesa con una bobina de cable industrial, secaplatos con perchas o una cortina realizada con retales viejos.

Ropa y material a precios más que razonables

Obligados en muchas ocasiones a hacer malabarismos para llegar a fin de mes, madres y padres conocen la importancia de aprovechar ropa temporada a temporada, optando por remendar la que se presta a ello o aprovechando prendas de otros familiares. Las tiendas de segunda mano también son una posibilidad.

En cuanto a material escolar, conviene informarse de las políticas educativas que promueve cada administración. La Junta de Andalucía, por ejemplo, desarrollar el programa de gratuidad de libros de texto, cuyos beneficiarios son alumnos de enseñanza obligatoria de los centros docentes sostenidos con fondos públicos. Cada año han de devolverse para que un nuevo usuario haga uso de ellos.

Además, algunos ayuntamientos tienen programas o convenios con organizaciones no gubernamentales con los que prestan ayudan económica a familias con escasos recursos, para la compra de material que no sean libros de texto.

Compartir.

Leave A Reply