Mesa de la Ría pide un monumento para los cantaores Paco y Pepe Isidro

0

kiosco - copia“Paco Isidro de Huelva”, cuyo verdadero nombre era Francisco Barrera García, nació el 6 de marzo de 1896, en Huelva, y falleció el 1 de julio de 1960. Comenzó a cantar a los doce o trece años, siendo su afición innata pues no contaba con precedentes familiares.

Compaginó el cante con sus otras tres profesiones conocidas, esto es, como conductor de coche de caballos (de ahí, sus innumerables letras alusivas a los mismos), como taxista (lo que le llevó a conocer la rica variedad de fandangos de toda la provincia) y como regente de un Kiosco-Bar en la Plaza del Punto de la capital, de hecho, a dicho lugar incluso se le llegó a conocer popularmente como “los Jardines de Paco Isidro”.

Paco Isidro poseía una voz riquísima: sus quiebros; sus gallos flamencos; y su suavidad le daban una gran majestad a sus cantes. Creó un estilo de fandango único e inigualable. Dominaba casi todos los palos tan bien como los fandangos, pero los sacrificó en favor del fandango de Huelva, al que dedicó todo su esfuerzo, dándole un esplendor y categoría como jamás tuvo, alcanzando las más altas cotas de calidad. Creó un estilo de fandango de Huelva único e irrepetible.

Con respecto a su hijo, Pepe Isidro, decir que éste no sólo heredó de su padre el oficio de taxista (profesión a la que le dedicó más de 40 años), sino que también obtuvo de su progenitor las facultades para el cante flamenco y durante muchos años que se dedicó a ello hasta que la enfermedad se lo impidió. En su vida artística, se marcó como meta continuar con el legado de su padre, de manera completamente altruista, sin percibir remuneración económica en ninguna de sus muchas actuaciones por las distintas peñas, festivales y eventos en los que fuera reclamado para cantar; ya que su único y verdadero interés fue el de que no quedaran en el olvido la vida y obra de Paco Isidro, sobre todo, entre los aficionados más jóvenes.

Pepe Isidro falleció en 2013 con el pesar de no haber podido contemplar con sus propios ojos el más que merecido homenaje a la figura y memoria de su padre en forma de monumento. En la actualidad, existe en la plaza del Punto un monolito en recuerdo a Paco Isidro, el cual en ningún caso hace honor a lo que éste representó para Huelva y para el mundo del flamenco.

Desde Mesa de la Ría consideramos que para honrar la memoria de esta saga familiar de artistas, se debería erigir un monumento a ambos, padre e hijo, y que el mismo se situara en los “Jardines de Paco Isidro”, procediendo por tanto a cambiar por ésta la denominación de la actual Plaza del Punto.

Compartir.

Leave A Reply