‘La hija del aire’: un drama político y mitológico, en el Festival de Niebla

0

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La Compañía Nacional de Teatro de México llevará este sábado a las tablas de Castillo de Niebla el montaje de ‘La hija del aire’, con versión y dirección de los españoles José Gabriel López Antuñano e Ignacio García, respectivamente, que unen dos culturas en torno a esta obra de Calderón de la Barca. La XXXIII edición del Festival de Teatro y Danza ofrece con este espectáculo su propuesta más iberoamericana de la programación, sumándose al 525 Aniversario del Encuentro entre Dos Mundos que se celebra durante 2017.

Este montaje pone en escena este drama filosófico de Calderón de la Barca sobre el uso del poder, una creación bastante compleja de un autor “que ya es complejo de por sí”, según indica el autor de la versión, López Antuñano quien ha reducido en más de la mitad los más de 7.300 versos que incluye el texto original.

“Es un tema actual, como todos los que plantean los autores del Siglo de Oro, de ahí que los clásicos no pasen nunca de moda, y que además se ha trasladado a la situación de hoy en día de Siria”, ha explicado el actor Antonio Rojas, director residente del montaje.

La obra narra la historia de Semíramis, reina de Asiria y fundadora de Babilonia, mujer seductora, astuta y guerrera cuya existencia transcurre marcada por la violencia. Durante la obra, el reino de Siria vive luchas fratricidas, traiciones y asaltos al poder por la fuerza y el engaño. Esta mujer se enfrenta al dilema de cómo obrar frente a la emergencia: usurpación del poder, manipulación del pueblo y secuestro de la soberanía popular, que conduce a la inminente guerra”. El dramaturgo plantea las preguntas que debemos hacernos para convertir el mundo en un lugar de justicia y bien, antes de ensuciarlo con la ambición, la depravación y la injusticia.

‘La hija del aire’ de Calderón de la Barca es un drama político y mitológico situado “en un tiempo histórico lejano que se hunde en la noche de los tiempos”. La leyenda de Semíramis y su corte puede ser cualquier reino totalitario y personalista, cualquier régimen absolutista en el que el acaparamiento del poder conduce a una sociedad hacia su destrucción. Esa destrucción, sea por el destierro a la áspera cárcel aislada o por la desolación del campo de batalla, será uno de los elementos clave de la poética visual del espectáculo. “La batalla, la barbarie, la destrucción, el polvo de los desiertos del Asia menor simbolizan una costra de culpa y de dolor que elimina la identidad de los individuos y la sociedad, hasta arrancarles su esencia humana y sus diferencias”, apunta el director, Ignacio García.

Esa identidad borrada, ese espacio y esos personajes desdibujados por las consecuencias de la guerra, la tiranía, la usurpación, el abuso de poder y el aniquilamiento del enemigo, hacen del universo calderoniano un lugar que pertenece a todos los tiempos y todos los espacios. Y en medio de ese caos, Semíramis, ser legendario nacido y criado por las aves, reivindica su derecho a gobernar como mujer y se erige en un símbolo de empoderamiento femenino, “como un ave fénix que renace de las cenizas de una sociedad demolida, con una sed insaciable de poder y de libertad frente a un trágico destino inevitable”.

Los escombros que cubre Babilonia es el que cubre cualquier tierra bombardeada, las ruinas de sus ciudades y campos arrasados por la guerra son todas las ruinas de todas las guerras. El hombre aniquilado en su expresión y su identidad por la barbarie y la injusticia es siempre el mismo que se encuentra una y otra vez a lo largo de los siglos. Como decía Erasmo de Rotterdam, de quien Calderón hereda el pensamiento humanista, Dulce Bellum inexpertis, “la guerra solamente puede ser hermosa para quien no la ha vivido nunca, no para quien la vence, la pierde, la sufre, la admite, y tampoco para quien la provoca”, apostilla el director.

La obra cuenta con un amplio elenco de más de quince actores, entre ellos Érika de la Llave, Enrique Arreola, Andrés Weiss, Óscar Narváez, Rosenda Monteros y Rodrigo Alonso, entre otros. El reparto incluye además a miembros del elenco permanente de la Compañía Nacional de Teatro:  Misha Arias, Paulina Treviño y  Ana Paola Loaiza.

‘La hija del aire’ cuenta con el apoyo de la Secretaría de Cultura y el Instituto de Bellas Artes de México y de instituciones académicas y culturales españolas y tras su estrenó en abril en México, ha iniciado su gira internacional.

La colaboración entre el Festival Castillo de Niebla y el 525 Aniversario también estará presentes en las actividades paralelas a la muestra del programa ‘Atrévete’. Y en la oferta académica de la UNIA, en concreto en el encuentro ‘Dramaturgos entre dramaturgias: Encuentros iberoamericanos contemporáneos’, que tendrá lugar la próxima semana. Dirigido a profesionales y aficionados, este encuentro propone investigar sobre nuevos lenguajes en las dramaturgias iberoamericanas.

Compartir.

Leave A Reply