Triunfo con argumentos de Silvera y Serna en La Merced

0

Puerta grande para Silvera y Serna en La Merced 1Plaza de toros de La Merced, NOVILLADA DE APERTURA de Colombinas. Media plaza.
Novillos de Villamarta. Nobles. Destacó el cuarto por muy bueno y el sexto por más complicado.
Rafael Serna, silencio y dos orejas.
Emilio Silvera, oreja y oreja.
Rodrigo Molina, ovación y silencio.

(Texto y foto: Javier García Baquero)  Ocho años hacía que Emilio Silvera, el torero de la tierra de los cabezos, salió a hombros por última vez bajo la puerta grande de La Merced. Hoy ha repetido gesta su hijo homónimo.

Dos faena importantes, la primera de gusto, de técnica aprendida, de llevar al utrero de Villamarta muy toreado, rematando la serie con pases de pecho preñados de una cadencia y un gusto que sólo saben dibujar los elegidos. Toreando a favor de la gente que lo recibió con palmas por Huelva, con recuerdo por Silvera y con memoria del toreo caro que dejó el pasado año en su debut en esta plaza de sus genes el año pasado. Sin embargo, habida cuenta que ya sabíamos que Silvera sabe torear, fue en el segundo colorao ojo de perdiz de su lote, un toro por trapio, 460 kilos decía la tablilla que no miente, fue decimos en ese segundo en el que Silvera nos ha entusiasmado.

Un toro que se hizo amo del redondel como es clásico en los Núnez, con o sin cruce los genes dominantes mandan. Un susto importante con paliza incluida le dio al tercero de la cuadrilla de Silvera, el también onuibense Juanlu, cuando lo cazó en banderillas junto a las tablas.

Entonces Emilio sacó la raza que atesora y se planto con firmeza en los terrenos difíciles de apostar, de dejarse pasar el toro cerca, de alargar la embestida cuando se paraba el morlaco a medio viaje, y de hacerlo torear todo para torearlo con esa tauromaquia sencilla pero no fácil y que se sobrepone a las condiciones del astado que tienes delante. Faena intensa, vivida con emoción por toda la plaza que percibía el peligro y la verdad torera de este torero de La Ría. El estoconazo en la yema y tirándose a matar o morir, a pesar de que el toro tardó en caer, fue preludio de la oreja que tiene el peso de la verdad torera de quien ha dejado dicho que quiere ser torero, como su padre, como su abuelo, por que se se llama Silvera… y es de Huelva

Rafa Serna es un torero en puerta de la alternativa, la tiene apalabrada , firmada y anunciada desde principios de temporada para la Feria de San Miguel en Sevilla. Viene a Huelva a favor de querencia y tres tardes que se ha anunciado en esta plaza tres puertas grandes, una sin picadores y dos con los del castoreño. Su toreo es el nuestro, el del sur, el del pellizco y la mano baja, el de la pinturería con desplantes toreros, el de saber andar a los toros al salir de las suertes, el de gustarse con la capa y adornarse con pases del desprecio y regusto sevillano, el de brindar la faena a un amigo y torero a acaballo de Huelva como Andrés Romero.

Todo eso en el excelente cuarto de la tarde al que mató por derecho y por arriba. Faena de distancias, de chicuelinas sabrosas, de torería añeja con formas buenas, de naturales hondos y derechazos largos. Dos orejas de ley, dos orejas de cualquier plaza que servían para consolidar su idilio con su tierra de adopción. Al primero de su lote fue un novillo con teclas, justo de fuerzas, con la cara alta y el espíritu de poca lucha. Lo quiso torear Serna en sus terrenos y allí el novillo no acabó de entregarse. Disposición sin fruto con el abreplaza.

Rodrigo Molina toreaba su cuarto festejo de la temporada y de su carrera con los montados, en este caso los dos hermanos Carbonell, de Huelva, y dejo constancia con un lote malo, saboriote el primero y malaje el sexto, que le mandó su tío Federico para torear en Huelva. Disposición, buenas maneras, cosas que mejorar, detalles de gusto, raza de torero, carácter de hombre, formas que merece esperar y mucha solvencia en el el sexto, un regalo con presencia de toro y muy malas intenciones, Faena esta del sexta de las que hacen crecer a un torero aunque no consiga premio. Muy buenas sensaciones de este Rodrigo Molina que sabe torear y tiene las gónadas precisas para ser gente en el toro.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies