Te contamos todo acerca de los extractores de aire para cultivo

0

¿Por qué  son tan importantes los extractores de aires para cualquier tipo de cultivo? Porque nos permiten renovar el aire de los cultivos, cosa que es fundamental para que nuestra plantas se mantengan perfectas. En la actualidad los extractores vienen en muchas marcas y modelos diferentes.

Somos conscientes de que la paciencia es nuestro gran aliado cuando hablamos de cultivo en en interior; y además de paciencia, se requiere una alta especialización. Pasaremos muchas pruebas antes de dar con el producto final deseado, y esto es normal, más teniendo en cuenta que las condiciones de cultivo siempre son únicas y particulares.

Entre los recaudos que debemos tomar, la ventilación es uno de ellos y es fundamental. El aire circulante controla muchos otros factores como el calor y la humedad de nuestro armario de cultivo, nuestro cuarto de cultivo o nuestro invernadero, y por ende, en el resultado final de nuestro producto. Una buena circulación es vital para que nuestras plantas crezcan produciendo hojas y flores fuertes, sanas y sabrosas. Recordemos además, que para que el proceso vital de la fotosíntesis se realice perfectamente, hace falta una continua renovación de aire. Las plantas que crecen en un ambiente con exceso de calor detienen su crecimiento como forma de defensa. Por esto la temperatura controlada es un factor fundamental para el cultivo. La temperatura óptima del aire para la zona superior de las plantas varía entre los los 26°C y los 28°C, mientras que en la zona de la raíz, se encuentra entre los 22°C y los 23°C.

También tenemos que considerar que la correcta extracción del aire es una ventaja no sólo para las plantas, sino para nosotros mismos. Que el cuarto de cultivo esté bien ventilado es básico, ya que podríamos aspirar aire viciado, lo que no es para nada bueno. Está claro que un extractor es una parte integral de cualquier cultivo. Es vital que se incorpore aire con alto contenido de CO2 que es rápidamente agotado en forma natural. La renovación de aire con un extractor garantiza este proceso.

¿Cómo elegimos el mejor extractor para nuestro cultivo? Los extractores vienen en distintas potencias, ya que básicamente se trata de un aparato que tiene un motor que es capaz de mover el aire por medio del método de succión, sacando el aire al exterior. Es muy parecido a los sistemas de extracción de humo como el que tenemos en la cocina. Es importante conocer lo detalles de la potencia que necesitamos antes de adquirir uno. Para poder calcular qué tipo de extractor necesitamos en relación a nuestro cultivo y al espacio que tenemos, podemos usar una fórmula muy sencilla: el extractor necesario lo deducimos del resultado de multiplicar el volumen del espacio de cultivo que tenemos por 60; este resultado será el equivalente al volumen mínimo que necesitaremos que nuestro extractor vacíe en una hora. Es decir, primero tenemos que averiguar cuántos metros cúbicos tiene el espacio donde cultivamos, y esto lo hacemos multiplicando el ancho por el alto y por el fondo; esa es la cantidad que hay que multiplica por 60, porque son los minutos que hay en una hora.

Recordemos que esta cifra es equivalente a la potencia mínima deseable; lo ideal es siempre pedir un poco más. Es muy fácil encontrar el extractor adecuado porque la potencia siempre viene indicada en el aparato.

Entre los distintos tipos de extractores están los helicoidales y los tubulares. Los helicoidales poseen unas aspas en forma de hélice que en realidad carecen de la fuerza necesaria para soportar grandes corrientes de aire; y es por este motivo que se usan simplemente como elementos auxiliares, principalmente cuando tenemos grandes cultivos. Los extractores helicoidales son ideales para servir de apoyo al extractor principal cuando este no tiene toda la potencia de extracción que necesitamos. Están diseñados para ser instalado perfectamente en cualquier tipo de invernadero y también puede emplearse para reforzar la extracción de aire en sistemas o circuitos de ventilación cuya extensión es larga.

En cuanto al material de construcción, suelen ser de plástico, y eso los convierte en molestos porque hacen bastante ruido. Pero pueden revelarse muy útiles si tenemos una pequeña habitación o un armario de cultivo pequeño. Además, son muy económicos y por eso es que son bastante populares.

Los extractores tubulares, por otra parte, son mucho más potentes, por lo que pueden perfectamente aplicarse con presiones de aire más altas. Son mucho mejores en cuanto a capacer de renovar completamente el aire del lugar de cultivo y además, compensar las pérdidas de presión que eventualmente puede producir su filtro. Su forma es cónica y esto ayuda a que empuje el aire con muchas fuerza, succionado desde el mismo centro de la máquina. Son verdaderamente potentes y muy recomendables; y en el caso de contar con grandes superficies de cultivo, imprescindibles.

 

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies