¿Qué fue de los antiguos casinos de Huelva?

0

La provincia de Huelva es conocida por sus playas, por el parque de Doñana (reserva de la biosfera y patrimonio de la UNESCO), por las minas de Riotinto, la ruta de los Lugares Colombinos y la romería del Rocío. También es famosa su gamba blanca, el jamón de Jabugo y los denominados vinos del Condado, entre otras especialidades culinarias. Pero otro de los atractivos de Huelva es su estrecho vínculo con los casinos, un patrimonio social y cultural de múltiples municipios onubenses.

La historia de los casinos de Huelva tiene casi dos siglos de antigüedad. En el año 1840 abría sus puertas el de Almonte, en 1869 el de Trigueros y otros siete más se fueron añadiendo antes de finalizar el siglo XIX: la Zarza, Bella Vista, el Rosal… En la primera década del siglo XX nacieron otros nueve, como el Casino Arias Montano de Aracena o el Casino Minero de Corrales, en la segunda lo hicieron seis más y así hasta llegar a los cuarenta y cinco establecimientos que funcionaron en la provincia de forma regular, como por ejemplo el Casino de Jabugo, hoy en día un espacio de sociocultural de ocio, o el Gran Casino de Corteana.

Los casinos de la época, algunos situados en edificios históricos, cumplían importantes funciones dentro del entramado social y económico de la provincia:

  • Centros de cultura
  • Espacios de ocio donde los hombres se reunían para disputar partidas, conversar, beber y tomar café
  • Puntos de encuentro para hacer negocios

A pesar de que estos casinos sociales forman parte de la comunidad onubense desde siglos atrás, actualmente no hay en toda la provincia de Huelva un casino de juegos al uso. En la época de la dictadura, cuando este tipo de juegos estaban prohibidos, los onubenses acudían a los casinos de Portugal, y esto sigue ocurriendo a día de hoy. Sin embargo, con internet se ha roto esa dependencia con el país vecino, ya que es fácil hacerlo desde tu casa, sin desplazarte a ningún sitio

El juego online, que gana adeptos año tras año, ha permitido a los jugadores onubenses dedicarse a su afición favorita sin salir de casa. Hoy en día, no necesitan acudir a un casino físico para jugar. Si un aficionado quiere disputar una partida de blackjack online, por ejemplo, tan solo precisa una conexión a internet y abrirse una cuenta en una plataforma especializada.

Retos pendientes

Para intentar conservar el patrimonio social y cultural de los casinos, la Asociación Casinos de Huelva ha establecido una pauta de trabajo que pretende incidir en los siguientes aspectos:

  • Difundir y divulgar el papel social de los casinos.
  • Potenciar las actividades culturales, como la creación de clubs de lectura.
  • Adaptar los casinos a las nuevas necesidades sociales.
  • Abrirse a otros sectores de la población.
  • Coordinar acciones con todos los casinos de la provincia.
  • Fomentar nuevas actividades, como por ejemplo el baile.

Gibraleón, un ejemplo de resistencia

El casino de Gibraleón, con 120 años de historia, es uno de los que apuesta por mantener su esencia adaptándola a los nuevos tiempos. El establecimiento, fruto de la fusión en 1989 de dos antiguos casinos, el de la Unión y el de los Labradores, ha hecho un esfuerzo de modernización para mantener a los socios y evitar bajas.

Entre otros aspectos, ha remodelado espacios, ha incorporado mobiliario nuevo, ha reconvertido el bar, ha ampliado la oferta cultural y ha instalado ordenadores. Otras entidades han abierto sus puertas a la mujer y las han incorporado a los equipos directivos, como es el caso de los casinos de Almonte, La Zarza y Rociana.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies