El Teléfono de la Esperanza en Huelva, con la prevención del suicidio

0

El próximo 10 de septiembre se celebrará una nueva conmemoración del Día Internacional para la Prevención del Suicidio. Con  motivo de ello, el Teléfono de la Esperanza inaugura una línea de teléfono móvil (717 003 717) para optimizar los servicios de prevención del suicidio que presta a la sociedad española.

Con motivo de la celebración de este día, el Teléfono de la Esperanza en Huelva va a realizar una serie de actividades, el día 11 de septiembre, en la parte exterior de la céntrica Plaza de las Monjas a partir de las 19.00 horas:

–          MESA INFORMATIVA (Teléfono de la esperanza como recurso de prevención de situaciones de crisis).

–          MURAL “RAZONES PARA VIVIR” (donde cualquier persona que se acerque puede colocar una nota).

–          LECTURA DE UN MANIFIESTO.

–          ACTUACIÓN MUSICAL.

Con el lema ROMPE EL SILENCIO iniciará una campaña de sensibilización por toda la geografía española para concienciar sobre la necesidad de invitar a las administraciones a elaborar programas de atención   y a la opinión pública a incorporar el discurso sobre la prevención del suicidio. Unido a esto, queremos hacer un llamamiento a cuantos se sienten perseguidos por el  fantasma de suicidio a que ROMPAN EL SILENCIO y compartan su dolor.

La campaña diseñada se centra en eso que podemos hacer todos: romper el silencio, hablar sobre ello. Eliminar el estigma y el tabú asociado a esta circunstancia.  Las personas que atraviesan una crisis de este tipo, deben lidiar con sentimientos de incomprensión y vergüenza que no les ayudan. Junto a quienes tienen deseos de morir, están también los familiares y amigos de las personas que han perdido a un ser querido por un suicidio consumado. El estigma y la vergüenza inunda su experiencia de duelo posterior, dificultando la resolución de una tragedia que es eso: una tragedia.

Con la campaña de este año, “ROMPE EL SILENCIO”, nos dirigimos a todos. Todos podemos hacer algo para aliviar el sufrimiento. Hay un espacio para los profesionales de la salud y hay un espacio importantísimo para cualquier persona que desee ayudar a las personas que sufren una crisis de esta naturaleza: “ROMPE EL SILENCIO”. Hablar sobre ello es fundamental, atreverse a mirar de frente estas situaciones sin miedo, sin vergüenza, es esencial para la recuperación.

Hemos elegido para la imagen una fotografía que expresa claramente las dificultades de comunicación que tenemos en este tema. El protagonista de la foto es un hombre joven. Hemos querido resaltar con ello el impacto que esta tragedia tiene sobre las personas jóvenes y que han saltado a los medios de comunicación a lo largo del último año.

El Teléfono de la Esperanza considera necesario trasladar a la sociedad española algunas reflexiones con motivo del Día internacional de la Prevención del Suicidio:

·         El suicidio se mantuvo como la primera causa de muerte externa superando ampliamente a los fallecimiento por accidentes de tráfico o violencia de género.

·         Estamos sorprendidos de la escasa repercusión mediática de las muertes por suicidio. La OMS aconseja, desde el 2002, que se dé visibilidad al suicidio con normalidad, por tanto, piden a los periodistas “alejarse de las leyendas urbanas que tanto daño hacen. Y nos referimos a esa leyenda que dice que hablar del suicidio produce un efecto contagio”. Hablar adecuadamente del suicidio ayuda a prevenirlo.

·         No entendemos el retraso con el que se publican estas estadísticas y la falta de un análisis en profundidad de las mismas. Esto tiene su importancia dado que la baja disponibilidad y calidad de los datos disponibles mediatiza la posibilidad de establecer políticas adecuadas de prevención.

·         Estamos convencidos, y en esto coincidimos con muchos otros profesionales, que muchos suicidios consumados son contabilizados como muertes naturales o por accidente. Las razones son múltiples, pero sin duda el tabú y el ostracismo que rodea a estos fallecimientos tiene mucho que ver.

·         La experiencia acumulada por nuestra ONG en 45 años de historia nos ha enseñado que el suicidio es una de la formas de morir más trágicas y dolorosas. El suicida muere solo y el grado de sufrimiento que tiene que soportar antes de terminar con su vida es difícilmente comprensible para quienes no hemos vivido esa experiencia. La experiencia nos permite afirmar con rotundidad que la conducta suicida se puede prevenir.

Entre tanto, seguimos con la tarea cotidiana de atender telefónica y presencialmente a los afectados y sus familias. En 2016, recibimos a nivel nacional 1.517 llamadas de temática suicida de las cuales en 32 de ellas el llamante declara que el acto suicida está en curso. Ofertamos atención terapéutica a 730 personas con riesgo de conducta suicida, realizando un total de 4.918 sesiones terapéuticas. Y contestamos 11.321 llamadas consideradas preventivas dadas la situación de riesgo de los llamantes.

Desde estas líneas os invitamos a todos a sumaros al esfuerzo común de concienciar y prevenir el Suicidio. Y os pedimos a todos: ROMPER EL SILENCIO.

 

Compartir.

Leave A Reply