Pautas para hacer más segura la ‘vuelta al cole’

0

El Servicio de Emergencias 112 Andalucía, adscrito a la Consejería de Justicia e Interior de la Junta, ofrece una serie de consejos y pautas de comportamiento a los padres y alumnos para conseguir que el inicio del curso escolar se realice de forma segura y sin incidencias relevantes.

Los menores que vayan al colegio a pie siempre deben ir acompañados por un adulto y cruzar la calle por los pasos de peatones habilitados para ello. Es aconsejable aprovechar el trayecto para inculcar a los pequeños normas viales básicas, como atravesar la calle siempre con el semáforo en verde o mirar a ambos lados antes de iniciar la marcha. Los niños no deben correr, saltar o jugar cerca de la calzada y en todo momento deben de estar bajo la supervisión de un adulto. Lo más seguro es que los niños anden siempre por el lado de la acera más cercano a la pared, alejados de bordillos y prestar especial atención a la entrada y salidas de aparcamientos y garajes. En este punto, hay que recordar que no se debe caminar entre vehículos que estén estacionados para evitar atropellos.

En autobús, coche, moto o bici pero siempre con seguridad

Cuando el camino al colegio se hace en vehículo particular, el primer consejo que Emergencias Andalucía ofrece a la ciudadanía es el uso de sillas de auto homologadas y adecuadas a la edad y al peso del menor. Es imprescindible que el adulto compruebe que los cinturones de seguridad y los anclajes están colocados de forma correcta. En este punto, cabe recordar que los menores que midan menos de 1,35 de altura deben viajar siempre atrás. Solo podrán utilizar el asiento delantero aquellos que hayan superado los 18 años o los 135 centímetros de altura, o cuando todos los asientos traseros estén ocupados por sillas para niños, siempre que se use una silla homologada y adecuada para la altura/peso del menor. Los pequeños no deben viajar con las mochilas en la espalda, ya que esto puede aumentar el riesgo para el niño en caso de colisión.

La seguridad en estos casos comienza en el propio garaje o aparcamiento: los adultos deben montar a los niños en el coche, abrocharles el cinturón y sólo después, iniciar la marcha ya que realizar maniobras de marcha atrás con los pequeños al rededor del vehículo aumenta el riesgo de atropello. Por otro lado, desde Emergencias Andalucía se hace un llamamiento a los padres y tutores que llevan a los menores en coche particular hasta la puerta del colegio: se deben evitar los aparcamientos en doble fila y las paradas en lugares no habilitados que pueden ocasionar situaciones de peligro para el resto de conductores y peatones.

Si por el contrario, la elección es la motocicleta como medio de transporte, es preciso recordar que los niños menores de siete años no pueden viajar en moto, a partir de esa edad, pueden hacerlo siempre que vayan con los padres, tutores o una persona mayor de edad convenientemente autorizada. En todos los casos, están obligados a llevar casco, un elemento de seguridad que debe ser adecuado a su tamaño y homologado.

Si se opta por la bicicleta para llevar al niño al colegio, el casco también es imprescindible, así como circular por la calzada (no por acera) o por los carriles habilitados para tal efecto.

Miles de escolares van al colegio en autobús, en este caso, se recomienda a los padres y tutores que comprueben que se cumple la reglamentación vigente para este tipo de transporte.

Los adultos deben enseñar a los más pequeños de la casa las normas básicas para ir en este tipo de vehículos: no levantarse durante el trayecto, no molestar al conductor, abrocharse correctamente el cinturón de seguridad, etc.

Un autobús escolar siempre tiene que ir señalizado por el correspondiente indicativo de ‘Transporte escolar’, que se colocará tanto en la parte delantera, como trasera del vehículo. Si cuenta con un acompañante para los alumnos, éste siempre debe de llevar puesto un chaleco reflectante, bajar primero en las paradas oficiales para que la subida y bajada del alumnado se realice con seguridad, asignar su plaza a cada niño y comprobar que se abrochan los cinturones.

El resto de conductores que circulen por una zona escolar deberán moderar la velocidad y tener especial cuidado con las maniobras de marcha atrás y los ángulos muertos de los espejos retrovisores. Además, es importante que respeten las paradas de autobús y no aparquen en doble fila para evitar situaciones de peligro.

Compartir.

Leave A Reply