La Palma vive un año más el rito del nacimiento del vino

0

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El rito del Nacimiento del Vino se volvió a cumplir en la LVII Fiesta de la Vendimia del Condado, dedicada a Cervantes en La Palma, sumándose a las innumerables actividades organizadas a lo largo de este año, declarado Año Cervantino en La Palma, conmemorando así la presencia del insigne escritor en La Palma en el año 1593, eso sí, en calidad de recaudador de impuestos.

Un ceremonial de siglos y siglos que prodiga la vid en el Condado, de la cepa hasta la bodega, en donde La Palma, generosa, ha abierto sus puertas para dar paso al mosto que con fuerza se aprieta en los racimos que embellecen aun más la plaza de España de La Palma, escenario sin igual de la Fiesta. Un escenario obra de Francisco Javier Pichardo y salpicado de referencias cervantinas.

Todo el acto estuvo salpicado de actuaciones musicales y de danza como la de Junior Mínguez, que interpretó Verde que te quiero verde y un original rap dedicado a Cervantes. También subía por primera vez a un escenario Rocío Soto, hija del cantante José Manuel Soto, quien interpretó unas sevillanas y una rumba compuesta por su padre titulada El mundo es un molino. Le acompañó a la guitarra Fran Iñigo y a la danza, Marta Mateos.

Tras la coronación de la Reina de la Vendimia, Sara Domínguez Casado, quien mostró su agradecimiento por tal nombramiento y recordó a sus antepasados que apostaron por trabajos relacionados con la vid, tenía lugar la presentación de cada una de sus diez damas que componían su corte de honor.

Acto seguido, Luis Baras recibía la Venencia que lo acredita como Capataz de Honor de esta 57 Fiesta de la Vendimia del Condado, a lo que éste respondía: “Agradezco con mi corazón esta venencia que me otorgáis y os aseguro que ocupará un lugar destacado, no solo en mi casa, sino en la repisa de mi alma que es donde se alojan los recuerdos imborrables”.

El discurso de Luis Baras tuvo un tono poético, lleno de anécdotas cervantinas que lo relacionan con el vino, y como no a la vendimia de La Palma, “hoy vengo con la misión de anunciar la fiesta grandiosa de la vendimia de La Palma y su comarca, el tiempo y vuestra historia vitivinícola han logrado el milagro de otorgarle a vuestros vinos la calidad necesaria para representar lo mejor de vosotros mismos.”

Baras Japón también se refirió a la actualidad que está viviendo Cataluña, “solo saben levantar muros de separación en vez de tender puentes de unión, quiero manifestar que me siento orgulloso de ser andaluz, de mi cultura y que me siento español y respeto la Constitución, la democracia y sus leyes”.

Un inciso para un discurso en el que el vino fue el protagonista, “vuestros vinos, brandis, licores y vinagres tienen la personalidad y el estilo propio y la vitola de vuestro orgullo”, sentenció.

Uno de los momentos más esperados fue el ritual del Nacimiento del Vino, al evento que da cuerpo y sentido al alumbramiento del nuevo caldo. Para ello, las puertas de la Iglesia Parroquial se abrieron de par en par para que la imagen de Nuestra Señora de Guía presidiera la bendición de la uva. Luego, se escenificó el acarreo por parte de las damas, la molturación de la uva, y el depósito, en la bota de roble, del caldo recién nacido, anunciándose a todo el Condado con repiques de campanas y cohetes. El Capataz de Honor y la Reina de la Vendimia depositaron en la bota de roble el líquido elemento.

Antes de finalizar el acto tuvo lugar el brindis entre las autoridades presentes. Brindis con el nuevo vino de la Cooperativa Nuestra Señora de Guía, realizado a partir de nuestra uva zalema.

 

 

Compartir.

Leave A Reply