Crimen de Almonte: La huella del zapato del 44 con un pie del 42

0

La huella de la zapatilla del 44 encontrada en la casa donde se cometió el doble crimen en Almonte en abril de 2013 corresponde a la pisada de una persona que tiene un pie del número 42. Así lo ha testificado esta mañana un doctor en Podología en la sesión del juicio que se viene celebrando en Huelva por la muerte del padre y su hija. Según este perito podólogo, en las pruebas que ha realizado queda claro que cuando alguien utiliza un zapato con número mayor del de su pie deja una huella muy particular, al aumentar el apoyo del talón y del antepié.

El experto podólogo ha asegurado que cada persona tiene una manera de pisar y que la huella encontrada es compatible con la biomecánica de la pisada del acusado.

El perito en esta causa realizó cuatro ensayos, pero en ninguno de ellos utilizó directamente al acusado, ya que las pruebas se realizaron mediante un vídeo del acusado en su lugar de trabajo, en el que se veía su manera de andar.

Entre los testigos de esta jornada han estado también una psicóloga y un trabajador social, que han coincidido en afirmar que la entonces pareja del acusado presentaba un perfil de víctima de violencia de género, por el maltrato psicológico al que estaba sometida.

OTROS TESTIMONIOS

Otro de los hechos relevantes puestos de manifiesto durante las declaraciones de este lunes es que el autor del doble crimen regresó a la casa horas después. Así lo ha indicado un perito judicial, que ha aclarado cómo la cama de matrimonio estaba hecha, lo que se tuvo que realizar horas después porque la sangre ya estaba seca.

El propio declarante se ha mostrado sorprendido por este proceder, aunque no menos sorprendente ha sido saber, también por este declarante, que en el cadáver de la niña se encontraron tres cortes en una pierna que fueron también realizados en una segunda visita a la casa, cuando la cría ya estaba muerta o casi muerta. Fue entonces cuando decidió cubrirla con una manta.

Más detalles que ha dado este perito han sido referentes a la fuerza del atacante, que debe ser muy fuerte como para tirar a Miguel Ángel, que tenía un peso de unos 90 kilos, y también al tamaño del cuchillo utilizado, de unos 17 centímetros de largo en su parte de acero.

 

 

 

 

Compartir.

Leave A Reply