TERETES: Crimen organizado

0

(Texto: Paco Velasco) El art. 570 del Código Penal define la organización criminal como grupo de más de dos que, con carácter estable, tiempo indefinido y manera concertada y coordinada, se reparten tareas y funciones a fin de cometer delitos y perpetrar reiteradamente faltas.

A tres horas vistas de la presunta declaración de la República Catalana, creo que no existe duda de que Puigdemont puede ser el jefe de la criminal organización que se ha cargado el ordenamiento jurídico de España. El Tribunal Supremo define a este jefe como el que destaca por dar instrucciones, facilitar medios, preparar alojamientos, impartir órdenes o dirigir las actuaciones de otros.

Desde esta perspectiva, servidor considera que no solo el president de la Generalitat, sino que todo su govern así como los retratados integrantes del Parlament y la cúpula de los Mossos constituyen organización criminal. Y digo organización, y no grupo criminal, porque sus miembros han actuado, aparte del dolo inherente, con vocación de permanencia y con voluntad de dividir los roles.

En este contexto, a las instituciones del Estado español en Cataluña (Parlament, Generalitat y Policía autonómica), hay que agregar las dos grandes entidades que han subvertido el orden social: Asamblea Nacional y Omnium. Entre los primeros y los segundos, un puente de acero: la financiación.

A todos los efectos, como señalaba Curzio Malaparte, esta gente ha combinado el método Lenin (multitudes al carrer) con la doctrina Trotsky (mercenarios selectos a la acción). Mas puede ser el ideólogo (aunque le falta inteligencia) y Puigdemont el ingeniero (si bien adolece de preparación). En cualquier caso, tras ellos, Junqueras. Si Arturo está desesperado con la sanción, Carlos va a padecer prisión. El gran beneficiario, y nuevo dictador, Oriol.

A partir de aquí, si el Gobierno de España pierde, de nuevo, la batalla de la comunicación y la estrategia de la anticipación, Cataluña será República. República gobernada al más rancio estilo de Chaves y con el recuerdo en el genocida Stalin: guantes de seda (formas democráticas) que ocultan el implacable puño de acero. Nos queda esperar. Hasta desesperar.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies