Las herramientas más básicas para jardinería

0

El principal cometido que tienen las herramientas de jardinería, es facilitarnos el uso de todo tipo de tareas relacionadas con este arte. De esta manera, conseguiremos que nuestras tareas de mantenimiento sean bastante más sencillas, rápidas y llevaderas. En este caso el tamaño del jardín poco tiene que ver, puesto que el mantenimiento siempre será necesario. Hay que quitar las malas hierbas, las hojas secas, habrá que podar, regar, hacer transplantes… en definitiva, toda una serie de tareas que harán que nuestro jardín luzca perfecto y que de no hacer, tendrá aspecto de abandonado. Para ello y realizar de la mejor manera nuestro cometido, el uso de estas herramientas será inevitable.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que el tipo de herramientas será diferente según el tamaño del jardín. En este caso, no se puede comparar un jardín pequeño en donde apenas tenemos césped, con un parque que cuente con árboles bien grandes.

Después de tener en cuenta el tamaño, otro aspecto de los más importantes es decidir la calidad de las herramientas que vamos a comprar. En este sentido es poco recomendable el ahorro del material, debido a que unas herramientas de buena calidad compradas en una ferretería o tienda especializada nos van a aguantar mucho más. El razonamiento es sencillo, las herramientas de jardinería están preparadas para duros trabajos en los que hay bastante contacto con la tierra y con el agua, por lo que si con su uso se deterioran y se oxidan, en breve vamos a tener que cambiarlas por unas nuevas. Los magos también son importantes y lo interesante es que sean de materiales plásticos ya que pueden quebrarse con relativa facilidad en diferentes ocasiones debido a las presiones a las que algunas veces se encuentran sometidas.

Por último tenemos que tener en cuenta que las herramientas de jardín, es interesante que estén con consonancia con la persona que las vaya a trabajar. Esto quiere decir, que si compramos unas tijeras de podar, es interesante que estas sean cómodas para nuestras manos y no comprar unas más grandes porque la productividad con su uso, disminuirá considerablemente.

Teniendo en cuenta estos tres aspectos anteriores, tamaño del jardín, precio y maniobrabilidad, ya podemos empezar a echar un vistazo acerca de lo que es necesario para el correcto mantenimiento de un jardín.

Herramientas necesarias para el mantenimiento de un jardín

Empezaremos por los guantes. Se trata de uno de los elementos más básicos y necesarios sobre todo si vamos a manipular plantas. Cierto tipo de plantas, como por ejemplo las rosas, presentan espinas que nos pueden causar varias heridas si no contamos con la protección adecuada. Estos guantes para jardín son especiales y aparte de brindarnos una completa protección, nos permiten seguir maniobrando con total funcionalidad el resto de herramientas.

Los pulverizadores también son importante. Nos sirven para proporcionar humedad a las plantas que lo necesiten, independientemente de que sean de interior o de exterior. Este pulverizador, debido a sus características, también es ideal para fumigar, con lo que podemos eliminar diversos insectos que puedan atacar a nuestras plantas.

La pala de mano es tal vez una de las herramientas que se muestre más imprescindible dentro del uso de la jardinería. Esta pala nos servirá para manipular la tierra mediante excavaciones, o removiendo la misma para mezclar los sustratos. Existen diferentes particularidades de pala, que podemos comprar según nos interesa para una u otra necesidad, en donde hay una diferencia al extremo de la misma, pudiendo acabar en punta o de forma plana. Como hemos citado con anterioridad es importante que nos sintamos cómodos con ella en la mano y que precise de un buen mango que pueda resistir las acometidas que hagamos contra la tierra.

Uno de los cuidados más básicos de los jardines, es el de quitar las malas hierbas, para ello nos servimos de elementos como la gubia, en donde al igual que con la pala, tenemos que tener en cuenta los materiales, como por ejemplo la calidad del mango y que nos sintamos cómodos con ella.

Por último, también se hace completamente necesario una tijera pequeña para podar. De esta manera, con estas tijeras podremos cortar esquejes o quitar tallos secos o enfermos. Una vez más, al tratarse de una herramienta, tenemos que tener en consideración el manejo que tenemos con ella para que no pierda efectividad en su uso.

Un jardín mediano o grande, precisa de más herramientas

Pese a que los elementos anteriores eran comunes a todo tipo de jardines, podemos aumentar la lista en el caso de que el jardín sea más grande, debido a que necesitará diferentes herramientas para poder trabajar eficazmente en su cuidado.

Una manguera nos permitirá regar de una manera bastante rápida el jardín. Esto es importante debido a que si el jardín es ya un poco grande, nos ayudará bastante en el regado.

Cortar los setos es otra de las tareas necesarias, por lo que unas tijeras que los corten son una herramienta prácticamente imprescindible, así como un rastrillo para poder recoger las hojas.

Una pala y un tenedor de jardín, serán herramientas necesarias para poder trabajar de una manera más concienzuda, como por ejemplo cavar y trasplantar o romper terrones de tierra.

Si los jardines ya son bastante más grandes, el uso de una sierra de poda nos permitirá cortar de una manera más efectiva a los arbustos y árboles más grandes. Aparte disponer de una carretilla también es bastante importante ya que ayuda a recoger mucho peso o cargar diferentes ramas que hayamos podado, de una manera mucho más eficaz para llevarlas de un punto a otro.

Por último, un cortacésped es completamente indispensable si como bien dice su nombre, tenemos césped en el jardín. Dependiendo de la extensión del mismo podemos tener en cuenta el tamaño de la máquina, así como el cajón del que disponga que se irá cargando de césped.

En definitiva, herramientas para todos los tipos, sobre todo, bastante dependientes del tamaño.

Compartir.

Leave A Reply