Condenan a la UHU a readmitir a una trabajadora despedida en 2016

0

Cuatro años después de que la Universidad de Huelva, entonces bajo el mandado del ex rector Francisco Ruiz, realizara un ERE ilegal con los trabajadores del colectivo Capítulo 6, la Institución sigue recibiendo sentencias que ratifican la discriminación continua que han sufrido los trabajadores de este colectivo.

A pesar de que entre los años 2014 y 2015, los Tribunales de lo Social determinaran que la UHU realizó un ERE ilegal en 2013 contra el “Capítulo 6”, la UHU continuó con su política de despidos de trabajadores readmitidos por sentencias anteriores. Esta actitud, nuevamente, ha sido condenada en los tribunales.

En esta ocasión, han dictaminado que el despido realizado en mayo de 2016 a una trabajadora del “Capítulo 6” vuelve a ser nulo, por lo que obliga a la Institución a su readmisión y reitera que “las trabajadoras/es pertenecientes a este colectivo son personal estructural de la Institución como indefinidos no fijos”.

Según se informa desde Capítulo 6, “el ex rector Francisco Ruiz justificó el despido de esta trabajadora (al igual que el de otros dos trabajadores, que aún están pendiente de sentencia) por motivos económicos y organizativos, motivos que, según ha quedado demostrado, eran falsos al igual que ha quedado comprobado que la verdadera causa de este despido es una una clara discriminación hacia estos cuatro trabajadores de la Universidad, los únicos a los que no se les ha readmitido de forma efectiva, sin que exista razonamiento o causa alguna que lo justifique, máxime cuando las funciones que venían realizado estos trabajadores se siguen llevando a cabo en la Universidad… conllevando una vulneración evidente de sus derechos fundamentales y constitucionales”.

Según la sentencia “resulta evidente que existen claros indicios de vulneración de la garantía de indemnidad y del derecho a la libertad sindical” no pudiendo sino decretar la nulidad del despido ya que, según el Juzgado de lo Social, por parte de la UHU no se ha “acreditado la existencia de las causas económicas y organizativas que se aducen por la Universidad de Huelva en la carta de despido de la demandante”.

De hecho, en relación a la precaria situación económica de la Institución Universitaria Onubense que, junto con la demonización del colectivo del “Capitulo 6”, ha sido la única línea de trabajo del exrector de la UHU, la sentencia indica con claridad que la Universidad no ha “acreditado la existencia de las causas económicas y organizativas que se aduce por la Universidad de Huelva en la carta de despido de la demandante ya que, según se deduce de la documental contable aportada, a 31 de diciembre de 2015, los estados contables presentaban una capacidad de financiación de 4,982 m € como resultado de comparar los ingresos y gastos presupuestarios no financieros; la Universidad de Huelva liquidó el ejercicio 2015 con una Superávit de Financiación que ascendió a 9.231 m€.; las cuentas anuales del ejercicio 2016 arrojaron un saldo presupuestario positivo de 7.523.408,80 euros, los presupuestos de la Universidad de Huelva para los años 2015 y 2016, que cumplen con la norma de estabilidad presupuestaria, ascendieron en el año 2015 a 67.998.481 euros, lo que suponía un incremento con respecto al ejercicio 2014 de 3.571.141 euros, de un 5,54%, y en el año 2016 a 73.205.436 euros, lo que suponía un incremento con respecto al ejercicio 2015 de 5.206.955 euros, de un 7,66%, resultando un Remanente de Tesorería total del ejercicio 2015 de 19.398.897 euros, y el del año 2016 de 27.118.849 euros, sin que se alcance ver cual es la finalidad organizativa que subyace en el despido de la demandante”.

De esta forma, la relevancia de esta sentencia es significativa ya que ha quedado probado que el “verdadero motivo de su despido obedece a la pertenencia de la trabajadora al colectivo denominado por la Universidad de Huelva “Capítulo 6”, por la afiliación al Sindicato Asociación Onubense de Personal Contratado Capítulo 6 y por las numerosas reclamaciones efectuadas por la trabajadora”, que “resultó indubitado que la Universidad no preavisó al delegado sindical… determina la imposibilidad de reclamación de procedencia del despido acordado y la consiguiente declaración de nulidad del mismo”.

Estamos, por tanto, ante unas circunstancias que “evidencian una clara discriminación hacia trabajadoras/es de la Universidad, conllevando una vulneración evidente de sus derechos fundamentales y constitucionales”, destacan desde el colectivo “Capítulo 6”. Los cuatro años de gobierno del ex Rector Francisco Ruiz y su Equipo de Gobierno han supuesto un “grave atentando a los derechos y relaciones laborales dentro de la Universidad de Huelva, un coste económico vergonzoso para una Administración Pública con la UHU y un deterioro de la imagen de la Institución, enquistando un problema y no buscando el bien general conforme a la legalidad y ni favoreciendo un buen clima de trabajo y compañerismo”.

Por todo ello, la Asociación Sindical “Capítulo 6” indica que continuará luchando por una normalización de las relaciones laborales dentro de la Universidad de Huelva, y “reiteramos nuestra apuesta por el diálogo como vía de la resolución de este conflicto laboral, como ya hizo en la etapa de Francisco Ruiz, a pesar de su constante negativa al diálogo y a la mediación, y trabajar para desarrollar las labores encomendadas para conseguir una Universidad de vanguardia en todos sus ámbitos: docencia, investigación y transferencia del conocimiento”.

Compartir.

Leave A Reply