La Junta pide fondos para los afectados por el cierre del caladero de la chirla

0

 

180221_Parlamento 1El consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, ha pedido al Gobierno central que se “sume al apoyo al sector de la chirla y aporte fondos propios” que complementen a los que va a habilitar la Junta para la flota afectada por el cierre del caladero del Golfo de Cádiz. Para el representante del Gobierno andaluz, que ha comparecido en comisión parlamentaria, es importante que “rememos todos en la misma dirección, que no es otra que ayudar a un sector que está atravesando dificultades y que necesita el respaldo de todas las administraciones”.

Sánchez Haro ha recordado que la orden de ayudas, en la que está trabajando la Consejería desde enero para ayudar a las embarcaciones de draga hidráulica que capturan chirla, contempla una cantidad fija por mes natural completo de 500 euros por barco y 400 euros por tripulante. Este apoyo se prolongará, según el consejero, durante el periodo que dure el cierre del caladero, que se mantendrá hasta que la regeneración de la especie garantice la sostenibilidad de la actividad.

El titular de Pesca andaluz ha reiterado que el cierre de la pesquería, “decisión totalmente respaldada por los informes científicos, es una medida necesaria para asegurar el futuro de nuestros pescadores y del propio sector”, con quienes nos hemos reunido “desde el primer momento” para informarle de la grave situación del caladero y de las iniciativas que se han ido poniendo en marcha a lo largo de este tiempo para su recuperación.

Ahora, ha añadido, “el sector tiene la oportunidad de contribuir a la recuperación de la población de chirla, como ya lo hizo hace cinco años en un ejercicio de responsabilidad admirable”. En 2013, año en el que se estableció un nuevo modelo de gestión en el que se medía el esfuerzo pesquero y las horas de faena real por barco y día, se alcanzaron los rendimientos pesqueros más altos de la historia del caladero: 750 kilogramos por día y hora. Para Rodrigo Sánchez Haro, “es el momento de trabajar para conseguir de nuevo una explotación rentable del recurso sin que afecte a su sostenibilidad, ya que sólo si aseguramos la supervivencia de la chirla podemos asegurar la supervivencia de esta actividad pesquera, que genera en nuestra tierra enormes beneficios económicos, sociales y de empleo”.

El cierre del caladero de chirla del Golfo de Cádiz afecta principalmente a 96 embarcaciones de draga hidráulica y 291 tripulantes de los puertos onubenses de Isla Cristina, Ayamonte y Punta Umbría y del gaditano de Sanlúcar de Barrameda.

Un cierre necesario

El consejero ha hecho un repaso de la situación del caladero de chirla en el Golfo de Cádiz de los últimos años, durante los que, ha explicado, “las medidas adoptadas y el compromiso activo de esta actividad pesquera han permitido adaptar el modelo de gestión de la pesquería”. Respecto al cierre que se aplica desde enero, Sánchez Haro ha recordado que se trata de un “cierre decretado en aplicación de la normativa reguladora de la pesquería y recomendado por el Instituto Español de Oceanografía”.

Así, ha explicado que tras los informes realizados de julio a diciembre de 2017, se constató un acusado descenso de los rendimientos, así como una disminución continua del porcentaje de chirla con talla comercial, mayor de 25 milímetros. “Con estos valores resulta imposible garantizar el mantenimiento del recurso, ni de la actividad, motivo por el que se procedió al cierre de la pesquería”, ha subrayado Sánchez Haro.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies