Imágenes del Nazareno en Huelva

0

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tal y como viene haciendo desde tiempo inmemorial, el Señor de Huelva ha vuelto a encontrarse una madrugada más con los miles de onubenses que han querido arroparlo en su caminar por el casco histórico de la capital.

A las 4.00 horas de este Viernes Santo, la cruz de guía de la Hermandad del Nazareno hacía su aparición a las puertas de la parroquia de la Concepción. Minutos después, Nuestro Padre Jesús Nazareno se echaba a la calle entre el tronar de las palmas para iniciar su estación penitencial acompañado por la Banda de Cornetas y Tambores ‘Nuestro Padre Jesús Nazareno’ de Huelva.

Un total de 500 nazarenos ataviados con túnica y morrión de sarga morada, cíngulo amarillo y cruz de San Juan en el antifaz han custodiado a Jesús Nazareno y a María Santísima de la Amargura, que ha acompañado al Señor de Huelva mecida al ritmo de la Banda de Música Virgen de las Mercedes, de Bollullos Par del Condado.

Ya entrada la mañana, en torno a las 8.30 horas, el Nazareno enfilaba la calle Marina para recorrer las últimas calles antes de regresar a su templo, regalando su presencia a los congregados en Jesús Nazareno, Placeta, Plus Ultra y Méndez Núñez. Uno de los momentos más emocionantes se ha vivido en la Placeta, donde se han reunido muchos saeteros para rezar cantando al Nazareno y su Madre de la Amargura.

Al igual que ocurriera a la salida de la hermandad, han sido cientos los onubenses que no han querido dejar de saborear uno de los momentos más especiales de la Semana Grande de Huelva. Mecido por el cariño de sus costaleros y la música de la Banda del Nazareno, el Señor de Huelva ha vuelto a parar el tiempo a las puertas de la Concepción. Tras el último sonido del llamador, a paso lento, como si no quisiera que llegara ese momento, Jesús Nazareno miraba a Huelva por última vez y entraba en su casa a las 10.42 horas.

El palio de su Madre, exornada con flores blancas y acompañada por San Juan Evangelista, llegaba a las puertas del templo pasadas las 11.20 horas. Lo hacia con elegancia, entre vivas y gritos de ‘guapa’ y empujada por las marchas procesionales de la Banda de las Mercedes, para regalarnos momentos que, sin duda, marcarán el recuerdo de esta Semana Santa 2018, como el vivido instantes antes de entrar, en el que la Amargura ha bailado al son de ‘Pasan los campanilleros’ bajo una lluvia de petalos. A las 11.38 horas, la Virgen regresaba a su casa y, en una soleada mañana de Viernes Santo, acababa la Madrugá en la capital.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies