DESDE MI CABINA: Los señoritos del Recre

0

(Texto: Paco Morán) La semana no puede estar más movida antes de llegar a la enésima final de la temporada. Ha ocurrido de todo y se ha intentado de todo.

Comenzaba la misma con el análisis de las no declaraciones de Lazo a Antena Huelva Radio y la amenaza de los jugadores de no hacer declaraciones a la emisora sino no pedíamos perdón a Lazo por llamarle estúpido.

A estas alturas del partido después de 28 años detrás del Recre, ya saben por dónde me paso la amenaza de los señoritos, que más que en la permanencia están pensando en que equipo jugarán el próximo año.

Los capitanes del Recre consideran que fue un insulto y amenazaron con no hacer declaraciones si no pedíamos perdón. Vale. Aceptamos su negativa.

Y si los capitanes consideran que es un insulto llamar estúpido a un jugador, también tengo yo derecho a decir que lo que es un insulto, es que la plantilla más cara de la historia del club en Segunda B, tenga a una afición en vilo.

Lo que es un insulto, es que la tercera plantilla mejor pagada de la categoría, tenga en incertidumbre la viabilidad de una entidad si baja a Tercera.

Lo que es un insulto, es que luego de que los onubenses han puesto ocho millones de euros para oxigenar a la entidad y que los jugadores cobren, estemos haciendo cuentas para superar al Córdoba B, Las Palmas Atlético o al Jumilla.

Lo que es un insulto, es que los aficionados hayan tenido que soportar ver el juego del peor Recre de las últimas décadas.

Eso sí que es un insulto a la afición y no llamar estúpido a un jugador al que le quedan cuatro partidos de vestir la camiseta del Decano.

Pero como no oiremos más a los señoritos hasta la próxima temporada, pasamos página.

Y se habló también durante la semana de la propuesta de la Federación de Peñas para recibir a los jugadores con pancartas, aplausos y bengalas.

Eso también podría ser un insulto a la inteligencia, minimizado por la recomendación del Frente Onuba, considerando que no es el momento para hacer esos honores a quienes no lo merecen.

Y puesto a pedir, podíamos pedirle al alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, que les ponga una calle a cada uno de los jugadores y antes del partido, en el césped, le coloque a cada uno la medalla de Huelva.

Seamos serios.

Creo que se debe ser más exigente por mucho que queramos decir que hay que animar como ha hecho la afición desde el minuto uno.

Y no es comparable el pasado año con éste, por la sencilla razón de que los siete u ocho chavales de Huelva que no cobraron en todo el año, algunos venían de jugar en albero hacía unos meses. No es comparable aquella situación con esta por mucho paralelismo que se quiera hacer.

Los Pavón, Miguelito, Bonaque, Antonio Domínguez, Iván Robles, Waldo… sí merecieron ser recibidos como lo fueron hace un año.

He llegado a la conclusión del que el colectivo más mimado del mundo, el de los jugadores, a veces, o casi siempre, reaccionan más con un tirón de orejas que haciéndoles la ola.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies