Los bodegones de Ignacio Tovar, desde este jueves en ‘Sala Gaudia Fotografía’

0

Después de dos años de andadura y rodaje, la Sala Gaudia mantiene su compromiso con la cultura hecha desde y para Huelva, apostando por la fotografía como medio de enlace y comunicación entre interlocutores: amantes de la imagen hablada y artistas. En esta ocasión el comisario de la sala, Juan Sande, ha contado para que exponga sus obras, desde este jueves, día 3 de mayo, con Ignacio Tovar, artista que también ha utilizado la pintura como medio de expresión, pero que en los últimos años ha convertido la fotografía en una herramienta de diálogo personal para sus creaciones, dejándose llevar por una intuición propia y arriesgando conceptos técnicos dentro del lenguaje visual.

Ignacio Tovar, que pasa largas temporadas en La Antilla, nació en Castilleja de la Cuesta (Sevilla) en 1947. Su formación es autodidacta, si entendemos por ello no haber cursado estudios académicos en la Escuela de Bellas Artes. Desde muy pequeño mostró una fuerte inclinación hacia el dibujo que practicaba constantemente aunque de alejado de cualquier método Su primer acercamiento a la práctica artística metódica lo tiene como dibujante del equipo de excavaciones de Itálica, lo que le permite un conocimiento directo de materiales, objetos y restos arqueológicos del yacimiento romano. También recibirá en sus inicios orientación y consejos sobre su modo de aprendizaje como pintor del artista abstracto Manuel Salinas.

Presenta por primera vez su trabajo, (formas geométricas sobre fondos vacíos de colores planos), en 1973 en la exposición colectiva del concurso de artistas jóvenes que organizó la Galería Juana de Aizpuru. Son años en los que conoce y entabla amistad con el grupo de pintores sevillanos relacionados con esta galería, Gerardo Delgado, Juan Suárez y José Ramón Sierra, artistas de gran importancia ya que conectaron su pintura con las tendencias internacionales de la abstracción y trajeron aire fresco e información al anquilosado y conservador panorama artístico de la ciudad. De entre estos pintores será Gerardo Delgado el que más influencia tendrá en la obra de Tovar, dejándose notar ésta en su primera producción. Un año más tarde, en 1974, conocerá directamente y le impresionará sobremanera la pintura de Rothko en la Tate Gallery de Londres.

En 1977 realiza su primera exposición individual en la Galería Juana de Aizpuru y gana la beca  para Jóvenes Artistas organizada por la misma Galería consistente en la estancia durante un año en la Casa de Velázquez de Madrid; a esta beca le seguirá las concedidas por el Ministerio de Cultura y la Fundación Juan March, que completarán su ya consolidada formación y orientará su producción cada vez más madura y personal hacia una abstracción en la que los campos envolventes de color y el color mismo se constituyen en elementos estructurales de la obra. De esta época datan las series 1877 y Bandas, en la que la pintura de Rothko está muy presente, y la serie L de 1979, esta última con mayor rigor conceptual y con la casi total indiferenciación de la relación figura fondo.

El comienzo de los años 80 significa otro paso más en la evolución de su obra; ahora realiza sus cuadros como en la serie Málaga con espacios más condensados y construidos geométricamente. Estas series las expondrá en Madrid en su primera exposición individual en la Galería Aele y en Sevilla de nuevo en la Galería Juana de Aizpuru.

Hacia mediados de los 80 su abstracción comienza a evolucionar hacia una cierta figuración que se afianzará sobre todo tras la estancia en EE UU con la beca de la United States Information Agency (1987) y que continuará siendo base de su trabajo a lo largo de varios años, hasta prácticamente iniciado el nuevo siglo, remozándose y depuréndose constantemente con nuevos hallazgos y soluciones. Son básicamente representaciones de figuras que en un principio se destacan sobre el fondo del cuadro y que irán pasando a definirse claramente hasta ser identificables (casa, montaña, cabellera), todas con una gran carga evocadora y dotadas de un fuerte contenido simbólico. Imágenes emblemáticas del universo de Tovar recogidas en su proyecto Metamorfosis (1993) que presenta en la Fundación Cernuda

Sus trabajos recientes en torno al año 2000 toman rumbo de nuevo hacia la abstracción y aparecen los polípticos por primera vez como nuevo soporte. Ondulaciones simétricas de líneas que siguen ritmos sinuosos de gran colorido llenan toda la superficie del cuadro, son las series Aguas e Islas, y más recientemente la actual Flamenco.

Desde el comienzo de su carrera su actividad expositiva ha sido constante, junto a las numerosas colectivas en las que ha participado y entre las que destacamos por su significación y mayor proximidad en el tiempo La pintura abstracta sevillana (Fundación el Monte, Sevilla, 1998), Imágenes de la abstracción (Ministerio de Cultura, 1999) y Andalucía y la modernidad (Junta de Andalucía, CAAC, 2001).

Ha realizado individuales con frecuencia, fundamentalmente en las galerías Fúcares, con la que comienza su relación en 1984, y en la sevillana Rafael Ortiz, a partir de 1988. Otras individuales de gran importancia fueron: la ya citada Metamorfosis de 1993 en la Fundación Luis Cernuda, La torre-símbolo Defensa en la Torre de los Guzmanes, La Algaba (Sevilla), en 1994, Madre Agua (realizada con el pintor portugués Pedro Calapez) en 2000-2001 en el MEIAC de Badajoz y en CAAC en Sevilla y Arqueología Vertical de 2005 y 2006, auspiciada por Caja San Fernando y comisariada por Mariano Navarro.

Sus últimas exposiciones individuales son Cante y Baile en la Galería Fúcares de Madrid de 2007 y Bajabas descalza a abrirme en la Galería Rafael Ortiz en 2011. Desde hace varios años ha empezado a incorporar la fotografía a su trabajo, habiendo realizado exposiciones de bodegones en el colectivo Imagen de Fuengirola, en la escuela de fotografía Apertura de Málaga y en la Galería Rafael Ortiz en Sevilla. En 2015 ha expuesto en Madrid en el espacio R.O. Proyectos , “Pinturas y fotografía”. De octubre del año pasado a enero de este, ha expuesto en el CAC una importante exposición de pintura y dibujo con obras de 2000 a 2017 titulada “Cantándote bajito”. La última es la que se puede contemplar en estos momentos en la Sala Gaudia de Huelva.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies