Perico Pañero, un cantaor que marcará época 

0

(Texto y foto: Paco López Cruz) Perico Pañero, al cante, y Antonio Carrión, al toque, pusieron colofón al ciclo ‘Generación Flamenco’ que ha promovido y organizado la Fundación Cajasol.

Sería un embustero si no dijera que el cantaor es uno de mis preferidos, de los que digo que es de los pocos que están tirando del carro del flamenco.

Es, cómo diría: diferente. Es tener personalidad propia. Es escucharlo y decir: “¡Este es Perico!” Sin embargo, lo mismo aparece Tomás Pavón que Manuel Torre. Tiene algo especial que te lleva a otros tiempos. Esa forma de decir, de expresarse, de meterse de lleno en el corazón de los que escuchamos, quedan recogidos con esos olés acompasados. Este cantaor marcará época y espero escucharlo muchas veces.

Durante una hora y tres minutos hizo seis palos.

Por soleá, dominó con tanta facilidad que hizo que el respetable entrara de lleno a su ofrecimiento de dar una buena tarde..

Los tientos-tangos, no pudieron ser más flamencos. Letras viejas, dichas de tal forma que te entra hasta el tuétano, para que lo clásico siga.

Seguiriyas: aparece Tomás, ¡grande!, Jerez (Tío José de Paula), El Fillo y Antono Mairena (Los Puertos). Ahí hay que morir.

Se mete por fandangos: sin lugar a dudas llevan aires de Huelva. Incluye el de Isabelita Jerez (“Ella es buena y volverá”. De ahí sacará pólvora. Señores, Huelva es la culpable de todos los fandangos que vinieron después.

Soleá por bulerías: compás perfecto. Domina la situación y nos deleita a todos. Una máquina de hacer el cante grande. Perico es de otro planeta. Se nota que viene de cuatro generaciones de grandes aficionados al flamenco. ¡Ole Algeciras!

Por si faltaba algo, acaba el recital por bulerías. Miel sobre hojuelas. De verdad que no puedo más que mostrar mi admiración por este cantaor. Garantizado junto a unos pocos de su “butre” que el flamenco continuará. Dejó sus pataitas sobre el escenario que ponen la firma al cante.

Antonio Carrión es un máquina. Utiliza la guitarra como elemento de entrega al cantaor. Conoce en todo momento por donde va a tirar. Y cuando hace sus “cositas” resuenan con fuerza los olés. Lo que se dice un tocaor que conoce el cante. ¡Ole tú!

Cante grande es……..cante grande.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies