Pablo Comas, en el banquillo de los acusados

0

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Era una imagen esperada en Huelva, muy especialmente por los recreativistas, dolidos por la forma en la que el ex presidente del Recreativo Pablo Comas llevó las riendas del club desde que se hiciera cargo del mismo. Este lunes ha comenzado el juicio contra Comas en la sección tercera de la Audiencia Provincial de Huelva.

Comas ha entrado en la sala minutos antes de las 10.30 horas, con semblante serio. Motivos tiene para estarlo, ya que la fiscalía lo acusa de los delitos de apropiación indebida, administración desleal y falsificación de cuentas. En total se enfrenta a una petición de pena de 18 años de cárcel.

La denuncia del Trust, a la que posteriormente se adhirió el Ayuntamiento de Huelva, ha acabado por sentar en el banquillo la gestión de Comas al frente del Recre entre los años 2012 y 2016. Cuatro años para olvidar en la historia del Decano del fútbol español, pero que ahí están, en tela de juicio, sentados en el banquillo, representados por el que fuera máximo responsable de esos casi cinco años: Pablo Comas.

ACTUACIONES CONCRETAS

En concreto, la fiscalía acusa a Comas por suscribir un contrato de préstamo para destinarlo al pago de las acciones de SAD. Este préstamo quedaba garantizado por la pignoración (pignorar no es más que dejar en prenda uno o varios de nuestros bienes como una forma adicional de garantía de pago) de una imposición a plazo fijo por importe de 1 millón de euros que poseía el Recreativo y, en segundo lugar, por el salario que Comas iba a percibir como presidente del equipo. Comas tan solo amortizó, a través de Poientose, 241.643 euros del préstamo, con lo que esa operación, según la fiscalía, tuvo un grave perjuicio para las arcas de la SAD.

Otra actuación concreta en tela de juicio es la concertación de un contrato de arrendamiento de un local para tienda oficial del club, sin que hay constancia alguna de que se abriera dicha tienda.

Igualmente, durante el juicio se verá la inclusión de 483.000 euros en las cuentas del ejercicio 2012-13, en concepto de gastos de proyecto de una nueva ciudad deportiva, a pesar de que el club ya tenía por entonces ciudad deportiva. Curiosamente, en las cuentas del ejercicio siguiente 2013-14, esa cantidad pasaba a compensar una deuda inexistente, según la fiscalía, con Ponientose.

También entiende la fiscalía que hubo un perjuicio para el Decano en el acuerdo firmado con el Villarreal sobre el contrato de cesión de un jugador del equipo amarillo. Este contrato establecía que el Recreativo percibiría un 10% del futuro traspaso que pudiera hacer el Villarreal a otro equipo. Y así ocurrió en julio de 2012, cuando el equipo castellonense vendió al jugador al Dynamo de Kiev por 8 millones de euros. El Recre debió haber recibido 800.000 euros, pero Comas pactó cobrar solo 250.000 euros, con lo que había un perjuicio de 550.000 euros para las arcad del Decano.

 

 

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies