La Virgen del Rocío regresa a la ermita tras casi 9 horas

0

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A las 11.28 horas entraba la Virgen del Rocío en su ermita, tras casi nueve horas de procesión por la aldea del Rocío. Cinco minutos después la imagen estaba en el altar mayor del santuario. Ha sido una procesión más corta que la del pasado año, pero igual de emotiva, en la que la lluvia no ha acabado por hacer acto de presencia como se temía.

Eran las 2.34 de la mañana del Lunes de Pentecostés cuando los almonteños saltaban la reja, llamados por la Blanca Paloma para iniciar la procesión de la virgen por la aldea y visitar a todas las hermandades, pero no fue hasta las 2.48, cuando llegaba el simpecado de la Matriz del rosario, cuando la imagen comenzó a moverse. Mientras los primeros almonteños que saltaban la reja permanecían bajo el paso, otro grupo tanto o más numeroso taponaba la salida junto a la reja, de manera que la imagen permanecía inmóvil durante 14 minutos.

Un año más se cumplía la tradición, pero no se recordaba una situación similar, con una salida en dos tiempos, el del salto y el del inicio de la procesión. Una vez más, los almonteños saltaban la reja para mecer a su patrona y llevarla en volandas entre aplausos, vivas y emociones profundas de todos los rocieros que abarrotaban tanto el interior del santuario como sus aledaños. La salida de la imagen del templo tenía lugar también con una gran rapidez, ya que a las 2.53 horas ya estaba fuera de la ermita.

La imagen de la virgen, que porta el traje y manto de las hermandades, conocido como el de los Apóstoles, y luce el rostrillo de Muñoz y Pabón y la toquilla diseñada por Castilla, se dirigía hacia la puerta de la ermita en una salida del templo sumamente rápida, que ha resultado extraordinaria por la novedad de la situación creada en el interior de la ermita entre el salto propiamente dicho y el inicio de la procesión.

Las flores del paso, en blanco y amarillo, como la bandera del Vaticano, han sido el recuerdo que la Matriz y el mundo rociero han querido tener con la visita del Papa San Juan Pablo II hace 25 años.

Con todo, la gran novedad de este año ha sido la nueva base que porta el paso, que dispone de 30 centímetros más por cada lado, lo que ha supuesto el poder añadir por delante y por detrás un brazo más, lo que permite que más almonteños puedan llevarla sobre sus hombros y, al mismo tiempo, al tener una base más amplia, darle mayor estabilidad y equilibrio, algo que se ha podido comprobar nada más iniciarse la procesión y salir del templo.

La imagen ha salido majestuosamente del templo, con el Pastorcito luciendo el estreno de un nuevo cetro, para dirigirse a todas y cada una de las hermandades, que la esperan en una procesión que, como en su hora de salida, tampoco tiene hora de entrada.

 

 

 

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies