El asesor como figura necesaria para todo tipo de empresas

0

Sacar adelante una empresa supone una importante inversión, tanto a nivel de dinero, como de tiempo y esfuerzo. La mayoría de las empresas españolas son pymes, de las que tan solo forman parte unos cuantos trabajadores. Pues bien, para que estas y otras empresas consigan salir adelante y ser productivas, necesitan delegar los trámites de tipo administrativo en profesionales de la asesoría de empresas.

Se trata de personas que han recibido la formación necesaria para llevar al día todos los trámites de estas empresas que guardan relación con la gestoría. Además, hoy día cuentan con las más avanzadas tecnologías para realizar su labor, pudiendo ayudarse de un programa para asesorías como bidoq.

Este tipo de perfil es más demandado cada día, razón por la cual ha aumentado la competencia dentro de esta profesión. Esto ha llevado a la necesidad de especializarse, pudiendo así aportar valor y ofrecer soluciones orientadas a las necesidades que presenten las empresas.

¿Cuál es la labor que realiza un asesor de empresas?

Un asesor empresarial puede contar con uno o varios perfiles. Puede ser asesor fiscal, gestionando el cumplimiento de los tributos, según lo establecido a través de las leyes mercantiles. También puede trabajar como asesor laboral, encargándose de todos aquellos trámites que guarden relación con la contratación del personal.

El asesor empresarial puede trabajar también como asesor contable. En este caso, su labor consiste en registrar oficialmente todos los movimientos económicos que realice la empresa. No solo tendrá que revisar y actualizar los libros de contabilidad, sino que también realizará balances de situación, que son de gran ayuda para el negocio a la hora de tomar decisiones estratégicas.

Respecto a la labor general de los asesores empresariales, estos pueden ejercer como agente externo a la empresa o bien como personal interno, lo cual aporta ventaja competitiva dentro el mercado laboral.

No obstante, las tareas que desempeñan unos y otros en el día a día vienen a ser las mismas. Algunas de ellas son las siguientes: redactar contratos mercantiles; registrar los movimientos contables; tramitas las obligaciones que tenga la empresa con la administración pública; tramitar la constitución de empresas; calcular nóminas salarios; elaborar contratos laborales; ofrecer asesoramiento a nivel laboral, fiscal y contable y determinar las estrategias que deba seguir la empresa en el plano legal y administrativo.

¿Qué hay que estudiar para ser asesor empresarial?

Para trabajar como asesor empresarial no existe una carrera universitaria determinada. Pero aquellos que quieran dedicarse a esta profesión pueden realizar un grado superior en carreras como Economía, Administración y Dirección de Empresas o Derecho. Después de la carrera, es fundamental hacer un máster que permita especializarse en asesoría de empresas.

Los asesores empresariales pueden trabajar de manera independiente, o bien formando parte de la plantilla de grandes empresas, pymes, fundaciones, instituciones privadas, organismos públicos, etc. Cualquier organización que lleve a cabo una actividad económica, con independencia de su tamaño, necesita a un asesor en el que delegar las cuestiones fiscales, laborales y contables, en caso de tener empleados.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies