VENTANA DEL AIRE: De ciudades y calores

0

(Texto: Juan Andivia) Convivo en una ciudad multilingüe, multirracial y multicultural, con las gentes de los distintos países que pueden llegar hasta ella. Me encuentro con costumbres y ritos diversos, velos, cruces, rastas y rapados. Alguna vez, hablo con futboleros, garrulos, ejecutivos, skateboard, heavies, hippies, lolailos, okupas, punks, rockers, maquineros y siniestros varios. Vivo y dejo vivir.

No comparto eso que ellos también llaman sus estéticas y, como es natural, tengo la mía, aunque no me lo haya propuesto como identidad. Ni me molestan, ni me ofenden y espero que yo tampoco les moleste; al contrario, me agradan porque, al igual que con las migraciones, sigo pensando que en las mezclas se encuentra la riqueza.

Pero mire usted por dónde, en algunas ciudades de interior, cualquier verano, en el centro comercial que sea, en los multicines o en las calles, el olor a sudor, las chanclas y otros aderezos más comunes están haciendo tambalear lo que entiendo por tolerancia.

No son cadenas, collares, ropa vieja, metales, ni colores; no son actitudes, sino ausencias, negaciones, abandono y falta de higiene. No es vestir de una manera determinada, sino carecer de norte y no entender las palabras prójimo y respeto. Tienen cualquier edad, no son marginales, o al menos, no exclusivamente, llevan bañadores, chanclas, camisetas y hasta un bikini. Y van a lo mismo que yo, a tomar un café, al cine, a comprar y a no comprar, incluso a una librería.

La cosa se recrudece ahora, con el mundial. Los delanteros sesentones y con barriga se codean con sus nietos, estos sí, en edad de vestir como les de la gana.

Me estaré haciendo viejo, pero no encuentro excusas para salir a disfrutar de un espacio que no es privado sin lavarse, con atuendos playeros y, además, en un lugar que no tiene costa, ni infraestructura balnearia, ni nada que lo justifique. La única explicación que se me ocurre es la nula, la mala educación de esos “marujones” del día, el odio a las normas, la inconsciencia, la estulticia y la victoria segura del peor gusto.

Es obvio que no claudicaré, que mi convicción es mayor que la desfachatez, que volveré a sentirme alienígena durante unos instantes y que pasará, porque dicen que todo pasa -y es verdad, casi siempre-, pero la tristeza de que me demuestren que hay quien no piensa en el otro, que cree que no avergonzarse de nada es un valor y que tener personalidad es hacer lo que se quiera en donde y cuando se quiera, me apena, como si fuera uno de esos mensajes repletos de homo y xenofobias.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies