La tarde fue de Villamarta, de Juanito con tres orejas y de Silvera con una

0

Silvera cortó una oreja a su primer novillo. (Foto: González Arjona)

(Texto: Javier García Baquero)  Novillada de apertura de Colombinas en la Merced, una muy buena entrada rozando la media plaza, digamos que 4.000 personas. Antes de romper el paseíllo se guardó un minuto de silencio en recuerdo de Curro Medrano, novillero y gran aficionado onubense.

Novillos de Villamarta de buena presentación. Noble el primero, noble y flojo de manos el segundo, más incierto el tercero, bueno y guapo el cuarto, encastados y con transmisión quinto y sexto.

Emilio Silvera, de verde y oro: Oreja y vuelta al ruedo

Juan Silva ‘Juanito’, de purísima y oro: Oreja y dos orejas

Alfonso Cadaval, de celeste y oro: Ovación tras aviso y silencio

Una tarde para abrir boca con novillos muy interesantes todos de Federico Molina y tres novilleros con distintos argumentos para estar en Huelva y que salieron de la plaza con distinta proyección. En la raya esa que une España y la vieja Lusitania se crían los bravos históricos de Villamarta, y a su tierra mandó Don Federico Molina una novillada de las hechuras exactas, de excelente juego para los novilleros y que dio motivos para la esperanza con matices a la exigente casa ganadera.

Emilio Silvera estuvo más en novillero que nunca, toda la tarde queriendo torear bien y con arrebato en los momentos más complicados, A su primero lo entendió en la elección de terrenos con lo que consiguió tapar las querencias y sacar la bravura y nobleza que llevaba dentro lo toreó con cadencia y temple al natural y con mucho oficio por el pitón diestro. Faena de muy buen corte y con momentos interesantes, lo mató al segundo intento y cortó una oreja que prometía una soñada puerta grande, sueño que se torció al fallar a espadas una faena de más genio y poder que logró enjaretar al muy guapo y bravo cuarto de la tarde, series de mucha pureza y gran toreo al final de faena con la plaza entregada. Su concepto es de torero bueno pero si la espada no entra… todo queda en menos. Nadie nos quitará el recuerdo del mejor toreo de la tarde.

Y la espada le entró a Juanito, que viene del otro lado dela raya y que dejó trazos de sus ganas, de su variedad con el capote, de tus ganas de ser gente (¡con la faltita que no está haciendo un torero portugués de ferias!). Faena la de este quinto con altibajos, con faenas de mucho valor en los medios, con voluntad de triunfo y exigencias de torero poderoso junto a algún desajuste y el comprensible exceso de ganas. En la tauromaquia de la posverdad manda con poder dictatorial la espada y como recetó una estocada con mucha verdad que tumbó al muy encastado y con transmisión novillo las dos orejas son inapelables. El segundo fue un novillo de dulce con las manos tiernas, necesitaba cuidados especiales que no se pueden ni se deben pedir a un novel. Trasteo en el que faltó al menino el afán de acabar el muletazo donde mandan los viejos cánones, el de Payomgo iba con la testuz por el suelo hasta un tranco de más. La voltereta, grande y sin consecuencias aparentes, (el torero paso por la enfermería) del final de faena ayudó a la petición de oreja. Una y dos son tres aquí y en Portugal y Puerta Grande merecida a la actitud y la tizona del luso.

A Cadaval lo espera Sevilla para una alternativa soñada en San Miguel con Morante y dicen que con Manzanares. Es un hombre de mucha voluntad, de exquisita educación y de mucha afición… pero, Ya saben ustedes, no lo vemos, y ojalá nos equivoquemos, pero en su presentación en Huelva dejo sus argumentos que son los que son. Dos novillos distintos, el complicado tercero y el encastado sexto le dieron opciones que no supo entender. El tercero tenía una embestida rebrincada y molesta, pero respondía al toque y pedía una firmeza que no encontró nunca en el sevillano a pesar de que expuso incluso de rodillas. El sexto fue de otra condición, con querencias y mucha transmisión que se hizo el amo del ruedo desde que derribó al montado, no acertó Cadaval con los terrenos y a favor de querencia logró algún pase de más mérito. Su fallo a espadas culminó una tarde de poco brillo.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies