TERETES: Mi pobrecita Huelva

0

(Texto: Paco Velasco) He escuchado, no sé dónde, in illo tempore, que existe en Huelva una llamada “Agrupación de Interés por las Infraestructuras”. A la vista y conocimiento de lo que una infraestructura es y a tenor de la realidad económica de nuestra provincia, de existir semejante entelequia, me inclino a pensar que los integrantes de la misma no conforman, en realidad,  una sociedad democrática. Teniendo en cuenta el indecente déficit de medios y servicios que desgracia la actividad de esta tierra nuestra, esa agrupación no pasa de la categoría de “Grupo partidista psoecialista”, de “Liga para la potenciación del clientelismo” o de “Montepío para apertura rápida de puertas giratorias”.

Qué vergüenza. El señor Caraballo, dueño de los tejemanejes más infames de la política provincial y presidente de ese club de amigotes, debiera recibir el diploma de Onomaturgo Mayor del Reino. Eso de sustantivar como agrupación a ese engendro, mezcla de rondalla siciliana y de tuna de Guzmanes de Alfarache, merece un reconocimiento público. El mencionado sujeto político ha logrado reunir en su derredor a toda una tropa de paniaguados que no por conocida deja de asombrarnos.

La noticia de rabiosa actualidad sobre la nueva avería de un tren de RENFE con destino a Huelva, viene a constatar que esa entidad caraballesca sí es única voz en reivindicar las carencias manifiestas cuando gobierna el PP y mayestático silencio sepulcral cuando las riendas del desgobierno de España se hallan manejadas/manipuladas por sus compañeritos del partido de Pedro Sánchez.

Si el “don” Caraballo se baja del sempiterno coche oficial y se sube, un día cualquiera, al tren que sale del apeadero de Avenida Whitney a las siete de la mañana, con destino a Sevilla, se dará cuenta de que el ferrocarril está prácticamente vacío. Cómo que por qué. Porque en el siglo XXI –aunque al todavía presidente de la “Dipu” le guste más el mangoneo propio de dos centurias antes- el trayecto entre estas dos ciudades no se puede cubrir en noventa minutos. Casi como una diligencia en los tiempos de Billy el Niño.

Qué leche de eje de trabajo se ha marcado esa Agrupación de sabihondos con Interés. Déjense de pamplinas y exijan de una vez la construcción de las vías que permitan salvar en media hora la distancia con la ciudad hispalense. Métanse la demagogia donde les quepa y retiren a la estación de Huelva la coletilla hiriente de “Término”, sustituyéndola por la más progresista de “Tránsito”. Tránsito hacia el Algarve, tránsito hacia Madrid y tránsito hacia las periferias peninsulares del interior y del litoral.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies