TERETES: La urgencia de la momia

0

(Texto: Paco Velasco) Mi querido Pedro es un experto en retorcimientos legales. Si hizo posible una descabellada moción de censura, publicar un decreto ley para exhumar una momia es un juego de totalitarios. De este gigante de la manipulación ideológica, se puede esperar todo. Desde colocar a su señora esposa en un puestazo imbricado en los organismos públicos hasta clasificar como secreto oficial el uso y abuso de un avión militar para acudir con su santa, que diría Umbral, a un concierto playero en el Mediterráneo.

A Sánchez, ese hombre, se le ha metido en las meninges exhumar el cuerpo momificado del que fuera Jefe del Estado español. Y como no tiene bemoles para acometer esa obra por decisión propia, esconde su miedo telúrico en las anchas espaldas de sus compinches de la izquierda émula y fámula que le rodea. A este fin, cobarde Pedro, caguetas Pablo y los demás conjurados. Si hay que echar mano al real decreto ley (RDL), como si fuera al misil de Torra. Lo que sea, con tal de que la momia, como el Cid, pueda ganar batallas. En vez de dejar el túmulo cerrado y mantener las 7 llaves al sepulcro al Cid, más guerras intestinas.

Nadie dude que el RDL es constitucional. Ahora bien: esgrimir esta norma comporta una singularidad reconocible: la urgencia. Urgencia que no motiva el Ejecutivo del ejecutor Sánchez. Ausencia de motivación que comporta hurtar al Legislativo (Congreso y Senado) el papel que la Constitución le asigna.

Uno piensa que lo de la momia no es una necesidad. Ni apremiante ni nada. Tampoco que se admita como obligación inmediata sacarla de su cubículo actual. Si no se cumplen estos condicionantes, qué pretende la banda de Pancho Sánchez con estas prisas. ¿No será que le mueve un ánimo revanchista? ¿Acaso busca revolver las miserias y los odios de tiempos pasados? ¿O tal vez persigue distraer la atención de los españoles sobre los problemas reales que nos afectan como ciudadanos vivos? Lo más seguro, a mi entender, es que la tropa juegue con las palabras momia y “de momio”. De esta manera, al estilo del Maduro más imperial, mantienen el status de gratis total, de impunidad, en su cruzada (con perdón por la cruz) contra nuestra democracia.

No puedo evitar recordar unas palabras, no textuales, de Isabel Allende en su obra “De amor y de sombra”: Cuando (los novios) tuvieran ocasión de estar juntos un tiempo, se darían cuenta de que su unión no era sino costumbre, hábito, pues no había urgencia en ese amor. Pues eso. Pura conveniencia de dictadores vivos que atribuyen al dictador muerto las maldades de los regímenes más asesinos que en el mundo han sido y son.

Cuánto “zumbao” para una sola momia.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies